05/02/2014 Irak

Otra jornada de violencia dej 80 muertos en Bagdad y el resto de Irak

Una serie de explosiones en Bagdad, la mayoría de las cuales golpeó la fortificada Zona Verde que protege la sede del gobierno iraquí y las embajadas, dejó al menos 32 muertos, mientras que otras 48 personas fallecieron en el resto del país, según fuentes de seguridad.

Los dos principales ataques dentro de la llamada Zona Verde fueron cometidos por atacantes suicidas, uno de ellos con un coche bomba, y dejaron un saldo de 20 muertos y 28 heridos, informó el portavoz de operaciones de seguridad de Bagdad, Saad Maan, citado por la agencia de noticias EFE.


Otras 10 personas murieron y 24 resultaron heridas por el estallido consecutivo de otros dos coches bomba en la zona de Yisr Diyala, en el suroeste de la capital, mientras que otro ataque similar dejó ocho heridos en el barrio cercano de Al Zafarana.

Además, dos hombres murieron y diez sufrieron heridas por el estallido de un coche bomba en la zona de Al Seha, en el sur de Bagdad.

Los ataques sectarios, especialmente de sunnitas contra chiítas escalaron en los últimos meses, sobre todo después de la retirada de las tropas estadounidenses hace un año y medio.

Muchos sunnitas que pertenecían a la élite de poder durante el gobierno del derrocado y asesinado Saddam Hussein, se sienten ahora perjudicados por la actual gestión que conduce el primer ministro chiita, Nuri al Maliki.

Por otra parte, al menos 13 personas, la mayoría de ellas agentes de las fuerzas de seguridad, murieron hoy y 47 resultaron heridas en otros ataques en el resto del país.

Cinco soldados fallecieron y otros siete resultaron heridos por la explosión de un coche bomba en un puesto de control en la zona de Al Naima, en el sur de la ciudad de Fallujah, a 50 kilómetros al oeste de Bagdad.

Otros tres soldados murieron y 11 resultaron heridos en un ataque similar en la zona de Al Saqlauiya, al norte de Fallujah, al tiempo que un policía murió en un atentado suicida en la ciudad de Mosul, en el norte del país.

La región de Fallujah se convirtió en el último mes en un campo de batalla entre el Ejército y milicias tribales aliadas, y los islamistas radicales del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), un grupo que estuvo vinculado a Al Qaeda y que a principio de año tomó el control de gran parte de las dos principales ciudades de la provincia de Al Anbar, en el oeste del país.

Según un comunicado del Ministerio del Interior iraquí, el Ejército abatió hoy a 35 presuntos combatientes del EIIL. Hace dos días, Bagdad había anunciado que mató a 57 miembros de esa milicia.

Los enfrentamientos entre el Ejército, las milicias sunnitas progubernamentales, las antigubernamentales y los islamistas del EIIL ya dejaron cientos de víctimas confirmadas en Al Anbar, pero el número podría ser mucho mayor ya que poco se sabe lo que ocurre en el terreno en esa convulsionada región.