29/01/2014 cumbre en La Habana

Amrica Latina y el Caribe, declarados zona de paz por la Celac

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) declaró a la región como zona de paz, al concluir su II Cumbre en La Habana, donde los presidentes reclamaron, en general, mayores concreciones en el proceso de integración regional.

La declaración de América latina y el Caribe como zona de paz, leída por el mandatario anfitrión, Raúl Castro, fue el resultado concreto que plasmaron los presidentes tras dos días de deliberaciones, precedidas por una reunión de cancilleres, y marcada por variados encuentros bilaterales entre los jefes de Estado.

Cuba, sede de los diálogos de paz entre el gobierno de Colombia y las FARC, impulsó el texto que destaca el objetivo del bloque de "desterrar para siempre el uso y la amenaza de uso de la fuerza en la región" y subraya que "se aplicará el compromiso de no intervención en los asuntos internos" de ninguno de los 33 países de la organización.

También alienta la práctica "de la tolerancia y de vivir en paz como buenos vecinos" y el "derecho inalienable de todo Estado para elegir su sistema político, económico y social" con el fin de contribuir así a "la convivencia pacífica entre las naciones", según difundieron las agencia de noticias DPA, Ansa y Prensa Latina.

La resolución de Celac compromete a los estados de la región a continuar promoviendo el desarme nuclear como "objetivo fundamental y contribuir con el desarme completo para aumentar la confianza entre las naciones".

Durante la sesión plenaria de hoy, los jefes de Estados intervinientes plantearon, en líneas generales, la necesidad de comenzar a trasladar a hechos y proyectos concretos la voluntad de integración.

"Hemos acumulado un patrimonio fundamental y común, ahora se trata de pasar de la idea a la acción", señaló el venezolano Nicolás Maduro, quien consideró que el bloque debe avanzar hacia "una poderosa zona económica de desarrollo complementario, compartido, financiero, industrial y tecnológico".

En sentido similar, se expresó el chileno Sebastián Piñera, quien consideró que Latinoamérica y el Caribe están en condiciones de acelerar el proceso de integración, que, a su juicio, debe incluir la energía, la cultura, la educación y la sociedad en su conjunto, además de la economía y las finanzas.

Al inaugurar el encuentro, Raúl Castro había resaltado que era una oportunidad "de construir un modelo propio" para la región.

El boliviano Evo Morales pidió concretar mecanismos de cooperación entre los países miembros de la Celac y ejemplificó que se podría crear "un fondo para hacer frente a emergencias naturales".

Uno de los más autocríticos, el uruguayo José Mujica, llamó a sus colegas a integrarse sin demoras tras considerar que ese proceso llegó tarde después de haber "tomado todos los defectos de los más desarrollados".

"La integración latinoamericana avanza firme y eso es una buena noticia", dijo también el presidente de Ecuador, Rafael Correa, en un breve encuentro con la prensa en el centro de convenciones de La Habana, donde se reúnen los mandatarios.

La declaración final de esta II Cumbre incluyó varios puntos planteados por Argentina, entre los que se destaca el respaldo unánime a los derechos argentinos sobre las Islas Malvinas, y una exhotación al Reino Unido a reanudar las negociaciones para encontrar una solución pacífica a la disputa de soberanía conforme exigido por las Naciones Unidas, según informó la Cancillería Argentina, así como una condena a la pesca ilegal en esa zona.

El bloque también respaldó la propuesta de Cristina Fernández de Kirchner, de señalar la necesidad de una mayor estabilidad y previsibilidad del sistema financiero internacional, reduciendo también la dependencia excesiva de las agencias calificadoras de riesgo y de permitir los flujos de pagos a los acreedores cooperativos según lo acordado, desarrollando instrumentos que posibiliten acuerdos razonables y definitivos entre acreedores y deudores soberanos.

La reunión de la Celac se enfocó en la lucha contra el hambre, la pobreza y la desigualdad, temas sobre los que los mandatarios se expidieron en la declaración final.

Uno de los puntos de desacuerdo en los debates previos de la cumbre fue la representación de Puerto Rico, estado asociado de Estados Unidos, sobre la que no hubo acuerdo, por lo que su lugar en el plenario quedó vacío.

La cita de Celac es la segunda que se realiza desde la formalización del bloque en 2011 en Caracas, tras haber sido creado un año antes en México.

Con el traspaso de la presidencia pro témpore a Costa Rica, los mandatarios cerraron la II Cumbre, a la que asistieron el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.