23/01/2014 trabajo

Hubo menos conflictos laborales en 2013 respeto a aos anteriores

El Ministerio de Trabajo de la Nación presentó un informe en el que revela que “hubo menos conflictos laborales en 2013 respecto a años anteriores”.


De esta manera, la cartera que conduce Carlos Tomada desmintió las versiones periodísticas que sostenían que el año pasado se habían realizado más protestas gremiales que en otros períodos. 

El trabajo, producido por la Dirección de Estudios de Relaciones del Trabajo del Ministerio de Trabajo, determinó que en 2013 “hubo 1.206 conflictos laborales con cese de actividades” que incluyeron a “1,4 millones de huelguistas, a lo que equivale a cien mil huelguistas menos que en 2012”.

Con respecto al segundo semestre, el estudio señala que “en el 2013 cayeron los indicadores de conflictividad laboral”.

En comparación con los segundos semestres de años anteriores, la cantidad de huelguistas y de jornadas no trabajadas fue de las más bajas desde el año 2006, según el informe de Trabajo.

En ese sentido, desde el Ministerio destacaron que “lo novedoso con respecto a años previos, es que fueron pocos los sectores que en 2013 buscaron la reapertura de paritarias para adecuar los acuerdos salariales pactados a principios de año”.

“La principal caída de la conflictividad se concentró en los estados provinciales y municipios donde se habían registrado altos niveles de conflictividad en los semestres anteriores”, explica el estudio.

El informe aclara que “el incremento de conflictos registrados tras los levantamientos policiales de diciembre no alteró la tendencia”.

Sobre el acompañamiento de los trabajadores a las medidas de fuerza laborales, resaltan que “sólo absorbieron 7% de la cantidad de huelguistas y apenas 6% de las jornadas no trabajadas”.

Otras de las características destacadas respecto a los conflictos laborales en 2013 fue el lugar de protesta de los trabajadores que realizaron la medida de fuerza en el lugar de trabajo.

También se indica que la mayor conflictividad ocurre en el sector público, siendo que el 65% de los paros, el 70% de los huelguistas y el 89% de las jornadas no trabajadas son el Estado.