18/01/2014 Mar del Plata

Fontanarrosa homenajeado en buenas manos por Araoz y Goity

La pluma aguda, observadora, futbolera, costumbrista y desopilante de Roberto Fontanarrosa, permite que Daniel Aráoz y Gabriel Goity se luzcan y deleiten al público que lunes y martes, cerca de la medianoche, se acerca al Teatro Güemes de Mar del Plata.

Por Sergio Arboleya



Probado como escritor y humorista, el talento del rosarino fallecido a mediados de 2007 a sus 62 años, demuestra ser una materia prima sensible y eficaz para construir un universo tan reconocible como delirante que los talentos de Goity y Aráoz capitalizan al máximo.

Una mesa con dos pocillos de café y un perchero son la única escenografía colocada sobre la sala de la calle Güemes 2955, mientras un seguidor lumínico hace foco en una butaca de la primera fila que está vacía “para vos, Negro del alma”, vocifera Aráoz en el prólogo de la función.

El primero de los cuatro números del espectáculo reúne a dos chefs (el maestro, a cargo de Goity, y el discípulo, asumido por Aráoz) jugando el truculento texto “De la comida casera”, acerca de un manjar realizado en base a carne de ancianas de buena posición económica.

Ya en ese escrito, poco conocido y, por tanto, no demasiado transitado, los actores hacen gala de su conocimiento del estilo y el humor de Fontanarrosa para adosarle abundantes condimentos propios.

Capaces ambos de asumir el peso de los relatos en soledad, cada uno es el encargado de los unipersonales que son el nudo de la velada teatral.

El bonaerense, de 53 años, retoma un personaje que mostró en el ciclo televisivo “Cuentos de Fontanarrosa” (Canal 7, 2007) y encarna al rosarino fabricante de muñecos de peluche que viaja a Miami junto al Turco y a Pancho para el extenso cuento “Medieval Times”.

Luego, el cordobés, de 51 años, se agita como Marquitos, “El rey de la milonga”, para el que despliega su desbordado histrionismo y disimula a fuerza de entrega, gracia y versatilidad el hecho de tener que ocupar la escena sin compañía.

Para el final, la dupla vuelve a unirse para ocupar la mesa de café como Huguito y Pipo en una no tan lograda visita al fantástico y popular escrito titulado “El mundo ha vivido equivocado”.

Más allá de ese cierre algo ajado en relación a la intensidad del original, Goity y Aráoz juegan a gran altura con las criaturas y las situaciones urdidas por el hacedor de Inodoro Pereyra y Boggie, el aceitoso, y arman una noche gozosa para una platea feliz.

“Fontanarrosa tributo” está los lunes y martes a las 23.15 en Mar del Plata, pero además gira por otras playas de la costa atlántica y mañana, domingo 19, llegará a San Bernardo.

Los miércoles 22 y 29 podrá verse en Villa Gesell, el jueves 23 en Necochea, el viernes 24 en Monte Hermoso, el sábado 25 en Claromecó y el domingo 26 en Pinamar.

Hasta fin de mes, la pieza humorística volverá el 30 a San Bernardo y, un día más tarde, hará una función en Miramar.