14/01/2014 Mendoza

Una joven fue ejecutada a tiros y hace un mes mataron a su pareja de modo similar

Una joven que estaba desaparecida desde el sábado pasado de la ciudad mendocina de Godoy Cruz, fue hallada asesinada a balazos en la zona de El Challao, con una bolsa plástica en la cabeza y maniatada, informaron fuentes policiales.

Los investigadores informaron que la joven muerta fue identificada como Daiana Reynoso, de 25 años y era pareja de un hombre que hace un mes también fue asesinado bajo circunstancias similares.

Reynoso había sido vista con vida por última vez el pasado sábado en el barrio La Estanzuela, de Godoy Cruz, y era buscada por la policía tras radicarse la denuncia por su desaparición.

Este mediodía, el jefe de Investigaciones de Mendoza, Alejandro Delgado, informó a Télam que Reynoso “era concubina de José Rodolfo González (35), quien fue hallado sin vida el 15 de diciembre en la zona de El Carrizal, también maniatado con precintos y con una bolsa en la cabeza”.

“La mujer tenía tres impactos de arma de fuego en la espalda que le habrían provocado la muerte y aparentemente otros dos en la cabeza, pero con daños superficiales en el cuero cabelludo”, dijo el investigador.

Esta tarde, la fiscal de Delitos Complejos, Claudia Ríos, avanzaba en la investigación del entorno de la mujer mientras se aguardan los resultados de distintos peritajes realizados por Criminalística y Policía Científica, y especialmente el resultado de la autopsia, para determinar el modo y momento de la muerte.

Asimismo, la fiscal solicitó el expediente por el crimen de la pareja de Reynoso para analizar coincidencias en busca del origen de los asesinatos. 

“Casi tenemos descartado el móvil del robo por eso estamos trabajando con gente del entorno de ambos para cruzar datos”, dijo Delgado.

El cuerpo de Reynoso fue encontrado ayer a última hora de la tarde por una pareja que paseaba por El Challao, en la zona de Papagayos, y dio aviso a la comisaría cercana.

Según las fuentes, el cuerpo tenía las manos atadas por detrás y llevaba puesto un pantalón corto y una musculosa.

En tanto Rodolfo González, su concubino, fue encontrado el pasado 15 de diciembre, también con una bolsa en la cabeza y las manos atadas con precintos plásticos, en las cercanías del embalse El Carrizal, en el departamento de Luján de Cuyo, a unos 70 kilómetros de esta capital.

Según los peritos, la víctima habría sido asesinada unas doce horas antes asfixiado y habría sido trasladado y abandonado en ese lugar donde fue encontrado por una pareja de motociclistas.

Sin embargo, a un mes de aquel hecho, aún se desconocen él o los autores del crimen.

A diferencia de lo ocurrido ayer con su concubina, el hombre no sufrió impactos de bala y presentaba una lesión en el rostro y otra más en la cabeza, pero ninguna de ellas le habría provocado la muerte.

La pareja tenía dos hijos de entre dos y cuatro años y tanto Reynoso como González eran conocidos por los vecinos del barrio Estanzuela, donde vivían hacía unos cuatro años y atendían un kiosco.

Asimismo, fuentes policiales informaron que el hombre tenía varios antecedentes por robos agravados y a la propiedad.
Respecto a la hipótesis de ambos crímenes, los pesquisas descartaron el robo y creen que pudo haberse tratado de homicidios vinculados al narcotráfico.

“Seguramente hay una relación entre ambas muertes pero hay que esperar el resultado de las pericias”, dijo Delgado.

En tanto, bajo las órdenes de la oficina fiscal número dos de la capital provincial, los pesquisas comenzaron a realizar un análisis en las comunicaciones realizadas y recibidas por Reynoso en su teléfono celular horas antes de ser asesinada, en busca de rastros.
etiquetas