08/12/2013 comicios municipales

Lento cierre de las elecciones municipales en Venezuela

Venezuela espera los primeros resultados, que oficialismo y oposición consideran un virtual plebiscito, y que iban a ser anunciados unas tres horas después del cierre de las urnas, un momento que aún era incierto pasadas dos horas del plazo fijado para el fin del comicio.


En una conferencia de prensa que dio hasta poco antes de las 20 (21.30 en la Argentina), uno de los directores del Consejo Nacional Electoral (CNE), Vicente Díaz, no dio por terminada la votación y recordó que si bien el cierre de las urnas estaba previsto para las 18, la legislación electoral obliga a que permanezcan abiertas aquellas mesas donde a esa hora había ciudadanos haciendo fila para votar.

El CNE se aprestaba a difundir el primer boletín de resultados preliminares “aproximadamente tres horas después del cierre de las mesas”, precisó Díaz en la rueda de prensa, transmitida por el canal Globovisión.

Hasta pocos minutos antes, el presidente Nicolás Maduro y otras figuras del oficialismo, como el diputado Robert Serra y la jefa de gobierno del municipio caraqueño Libertador, Jacqueline Faría, seguían llamando a la ciudadanía a votar, pese a que habían pasado sobradamente las 18.

“Remate chavista perfecto, todos los líderes de la patria a la calle a movilizar al pueblo bolivariano y chavista, vamos con todo, a vencer”, escribió Maduro en su cuenta de Twitter, según publicó la agencia noticiosa estatal AVN.

Tradicionalmente, el chavismo llama “operación remate” a la movilización de simpatizantes para votar durante la última hora de los comicios.

Poco después de la conferencia de prensa de Díaz, el candidato opositor a alcalde del municipio caraqueño Libertador, el diputado Ismael García, afirmó que había conversado con el director del CNE para dejarle “una lista” de presuntas irregularidades.

García aseguró ante varios periodistas que, entre esas irregularidades, el ministro de Juventud, Héctor Rodríguez, “pistola en mano” intentó forzar a autoridades de mesa para que mantuvieran abierto luego de las 18 un centro de votación en Antímano, en el oeste de Caracas, según pudo verse a través de Globovisión.

Poco más de 19 millones de ciudadanos, entre venezolanos y extranjeros con más de 10 años de residencia, estaban habilitados para elegir alcaldes y concejales de los 335 municipios del país en comicios que tanto el oficialismo como la oposición consideran un virtual plebiscito tras el ajustado triunfo de Maduro en las últimas presidenciales.

Sin embargo, pese a los repetidos llamados de los líderes del oficialismo y la oposición para que se ejerciera el voto -que no es obligatorio en Venezuela-, diversas fuentes estimaban que la participación sería finalmente baja.

Globovisión calculó que la asistencia “superaba 50 por ciento” a las 16, en tanto el secretario ejecutivo de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) opositora, Ramón Aveledo, sostuvo que la tendencia apuntaba a que la tasa de participación se acercara a 60 por ciento.

Díaz rehusó adelantar una estimación, pero advirtió que “no sólo en Venezuela sino en todo el mundo” es usual que las elecciones municipales despierten menos interés y registren menos participación que comicios regionales o nacionales.

En los últimos comicios, Venezuela registró tasas de participación de 80,56 y 79,69 por ciento para los presidenciales del 7 de octubre de 2012 y el 14 de abril pasado, y de 53,94 por ciento para los de gobernadores del 16 de diciembre de 2012.

La jornada electoral transcurrió en general en calma, sólo empañada por el asesinato de una joven que ejercía como autoridad de mesa en el estado Trujillo y la detonación de un artefacto explosivo cerca de un centro de votación en Maracaibo, la capital del estado Zulia.

“Hay incidentes esporádicos, lamentables, que se están investigando, como el de una muchacha que balearon en Trujillo, un grupo parece sicarial y otros elementos que estamos investigando; seguramente pueden ser los restos de grupos enloquecidos queriendo perturbar la paz del país”, dijo Maduro esta tarde, tras emitir su voto en Caracas.

Maduro aseguró que había tomado “todas las medidas para evitar las loqueras de los que siempre conspiran”, en tanto el líder de la oposición, Henrique Capriles, se quejó de “el ventajismo y los abusos” del oficialismo y acusó al mandatario de haber hecho “una violación descarada de la normativa electoral” al ir a votar acompañado por los candidatos del gobierno para el área metropolitana de Caracas.