Internacional

19-11-2013 12:52 - España

"Sabemos que nos están escuchando gracias a la Argentina", expresan las víctimas españolas del franquismo

Los veteranos republicanos se reúnen junto a otras víctimas del franquismo en la plaza Sant Jaume de Barcelona para reclamar justicia: "Sabemos que ahora nos están escuchando gracias a la querella de Argentina", aseguran esperanzados. 

Por Cecilia Guardati
Por Cecilia Guardati
19-11-2013 | 12:52

"Sabemos que nos están escuchando gracias a Argentina"

VER VIDEO

Juan Martinez Martinez y su esposa Paquita, dos veteranos republicanos, se reúnen el último sábado de cada mes junto a otras víctimas del franquismo en la plaza Sant Jaume de Barcelona, para reclamar justicia: "Sabemos que ahora nos están escuchando gracias a la querella de Argentina", aseguran esperanzados.

La pareja de ancianos está unida por un intenso amor, fuertes convicciones y una historia que ha dejado heridas aún sangrantes en España: la guerra civil (1936-1939) y la posterior dictadura franquista (1939-1975).

"Me torturaron, estuve en total entre siete y ocho años preso, pero durante lo poco que me quede de vida seguiré defendiendo los valores de La República por los que luché", dice a Télam Juan, de 86 años de edad.

"A mí me llamaban la niña de la cárcel", apunta Francisca Cruz Puntero, varios años más joven. Paquita siempre lleva con ella dos fotos, la de su madre, que murió en las cárceles franquistas, y la de su tío, que fue fusilado. "No olvido ni perdono", afirma emocionada.

Pasó más de un mes desde que la jueza argentina María Servini de Cubría dictó la primera orden de detención internacional con fines de extradición contra cuatro represores franquistas.

Ante la inédita decisión, la justicia española respondió que dos de los reclamados, José Ignacio Giralde Gómez y Celso Galván Abascal, habían fallecido. Los otros dos, el ex guardia civil Jesús Muñecas Aguilar, de 74 años, y el ex inspector José Antonio González Pacheco, alías "Billy El Niño", de 67 años, serían citados a testificar.

Las declaraciones tendrán lugar cuando la magistrada argentina confirme su solicitud de extradición aportando toda la documentación necesaria. Servini de Cubría también pidió la apertura de los consulados del país en el exterior para recoger el testimonio de las víctimas y así ampliar su investigación.

Servini de Cubría también pidió la apertura de los consulados del país en el exterior para recoger el testimonio de las víctimas y así ampliar su investigación
En tanto, en Barcelona, un puñado de personas se concentran en la céntrica plaza Sant Jaume detrás de una pancarta con el lema "Verdad, Justicia y Reparación". Tienen una pequeña mesa donde recolectan firmas a favor de la "querella argentina contra los crímenes del franquismo".

Sobre el suelo, fotos de las víctimas, entre ellas las del joven anarquista Salvador Puig Antich, el último ejecutado del franquismo; Enrique Ruano, estudiante que fue lanzado de un sexto piso por la policía en Madrid; o Moncho Reboiras, asesinado a tiros por la policía en Ferrol.

Juan sostiene la bandera con un mano y con la otra se apoya en su bastón: "Presentamos la querella, numerosa documentación y firmas de apoyo, y sabemos que la Argentina está haciendo un gran trabajo de solidaridad con las víctimas del franquismo. Ahora esperamos una respuesta del gobierno español".

"En España, las flores no quieren ya vivir porque el pueblo español murió en abril...pero las flores nacen, nacen en cada abril, al pueblo y a la flor no lo mata el fusil...", canta Paquita. Su voz, potente y desgarradora, trasmite el sentimiento de las víctimas, que resisten al silencio y el olvido impuesto desde el poder, heredero de la dictadura. La espera está siendo larga y a personas como Juan y Paquita el tiempo se les acaba. 

"Una de las bases de la transición española ha sido olvidar a las víctimas para no condenar a los culpables, y eso es triste", remarca Juan, un ex trabajador de la industria textil que luchó contra el franquismo desde las filas del PSUC (Partido Socialista Unificado de Cataluña).

La única vez que las víctimas testificaron ante un tribunal en España fue durante el juicio por prevaricato al juez Baltasar Garzón, quien en 2008 se atrevió a abrir la primera causa por los crímenes de la guerra civil y posterior dictadura franquista.

El magistrado finalmente fue absuelto. No obstante, los tribunales españoles defendieron, contrariamente a lo que sostiene el derecho internacional, que los delitos de lesa humanidad cometidos en aquella etapa oscura de la historia española han prescripto y sus responsables amparados por la Ley de Amnistía de 1977.

La jueza Servini de Cubría dictaminó lo contrario y defendió su competencia en base al principio de justicia universal.

Mientras espera ser escuchado por la justicia, Juan, conocido entre sus compañeros como "el comunista", recibe a Télam en su casa de Rubí y nos cuenta su historia: una vida de lucha, cárcel y exilio, como la de muchos sobrevivientes republicanos.

"Yo trabajaba en la fábrica Roca i Pau, en Terrassa, y un compañero de turno me dijo que tuviera cuidado que la máquina estaba muy mal. Aquello me pareció raro. Miré la ropa y en la parte superior había un `Mundo Obrero´, que era una hojita de papel cebolla", confiesa.

"En una de sus caras se llamaba a actuar en solidaridad con el maquis andaluz Salvador Benito, y en la otra aparecía una misiva firmada por Dolores Ibarruri, la Pasionaria", agregó sobre su despertar revolucionario.

"Me impresionó tanto que no sabía qué hacer. Después de leer ese `Mundo Obrero´ me llamaron a una reunión clandestina en la que me dieron los estatutos del PSUC. Me tomé tres días y dije: aquí estoy. Y desde entonces mi compromiso es total, total", sostiene con una firmeza que permite imaginar su temple en aquellos duros años.

"Mi primera detención fue en abril de 1957. Pero durante mi lucha clandestina fui arrestado en 13 ocasiones. En todas fui brutalmente torturado", explica.

Si bien no pensaba en la muerte cuando era torturado, Juan reconoce que una vez se sintió muy cerca del final. "Estaba en la cárcel de Jaén. Nos sacaron al patio y pusieron en fila, pegados a un muro junto a los impactos de bala de otros fusilados, y con la guardia civil formada en semicírculo apuntando. Temí por mi vida en aquel momento", dice sobre el tormento al que fue sometido.

"Ni entonces ni ahora puedo fallar. No puedo traicionar los principios y los valores de La República", insiste Juan con los ojos brillantes e ilusionado por el simple hecho de haber encontrado un interlocutor interesado en su historia.

A pesar de que no se resigna a obtener justicia, el octogenario republicano al menos quiere que se sepa la verdad. "Me gustaría enormemente poder explicar las torturas, la época de la dictadura, la represión y el golpe de Estado que se le dio a la República. Como en España no nos reconocen, los consulados argentinos podrían hacer un gran trabajo en ese sentido".

También te puede interesar