Espectáculos

17-11-2013 15:36 - concierto

Más de 11 mil personas vibraron con León Gieco, Agarrate Catalina e invitados especiales en el Luna Park

León Gieco junto a la murga uruguaya Agarrate Catalina e invitados especiales hicieron vibrar, bailar y pensar a más de 11.000 almas que poblaron el Luna Park, a lo largo de cuatro horas y 45 minutos de impecable espectáculo.

Por Luis Digiano
Por Luis Digiano
17-11-2013 | 15:36

Un Luna Park completo -repite hoy- recibió a Gieco, quien como un verdadero anfitrión fue comandando cada uno de los pasajes del concierto repleto de buena música, imágenes y una escenografía acorde con lo que se mostraba y escuchaba.

Unas simpáticas marionetas iban recorriendo el estadio regalando CDs y haciendo cuadros humorísticos del ayer, hasta que una vez que subieron al escenario, se descubrió que una de ellas era justamente el mismo Gieco.

Desde que la gente se fue acomodando, el conjunto de cuerdas de buen nivel Aqualáctica con su sonido clásico-popular, acompañó el inicio de la larga velada, para luego darle paso al cantautor de Cañada Rosquín.

León presentó al cantor no vidente Nahuel Pennisi, quien le dedicó un tema a la inolvidable Mercedes Sosa (en la sala estaban su hijo Fabián Matus y su nieta Araceli), para luego juntos interpretar la "Zamba para no morir", en el decir de Gieco, para "bendecir el escenario".

Luego llegaron las Guitarras del Amor, quienes lo acompañaron en los temas "Casamiento de negros" y "Chacarera de los dragones" en tributo a Violeta Parra y Víctor Jara respectivamente, "La guitarra" para don Atahualpa Yupanqui y "Cuida el agua", pidiendo la libertad de los chicos argentinos detenidos en Rusia por ser integrantes de Greenpeace y estar como dijo León "en una justa lucha".

Inmediatamente, calzado en su guitarra, León bajó a la platea para encontrarse con Raúl Porcheto y juntos hacer "Bajaste del norte" -de la época de Porsuigieco- y con Ligia Piro entonaron la "Canción para Carito", ante la ovación de su gente.

El momento más rockero de la noche llegó con la inclusión en escena de la banda de punk-rock Infierno 18, quienes lo acompañaron en clásicos de la talla de "Pensar en nada", "En el país de la libertad", "Todos los caballos blancos", "El fantasma de Canterville".

Gieco recordó la ex Esma, ahora el Ecunhi, con "El desembarco" y "La memoria", dedicado a todas las mujeres, mostrando imágenes de mujeres notables como la misma Mercedes Sosa, Estela de Carlotto, Evita, la Madre Teresa de Calcuta, Tita Merello, Azucena Maizani, Nelly Omar y Rigoberta Menchú.

El momento de La Catalina iba a llegar, pero antes con Tabaré Cardozo uno de los cerebros de la murga junto con su hermano Yamandú, cantaron "La escalinata de la vanidad" y ya, con toda la agrupación uruguaya en el escenario, y casi a capella, "Cinco siglos igual".

León se retiró del escenario y le dejó su lugar a Agarrate Catalina, que a pleno realizó un verdadero paseo de murga como en un tablao, con el ritmo característico murguero, buenos cantores, sátira, parodia social y mensajes de crítica y de alabanza, siempre desde una historia.

"Las cucarachas", "Pepe Mujica", "La violencia" y "La retirada" de murga marcaron los momentos claves de su presentación y demostraron una vez mas, el buen nivel de su perfomance que nos transportó por un tiempo a los carnavales de Montevideo.

Un lógico intervalo que no fue desaprovechado, ya que una pareja de bailarines de estilo americano, danzaron sobre temas clásicos del rock nacional de artistas como Luis Alberto Spinetta con Almendra, Los Gatos y Pappo.

Posteriormente subió la banda de León bien compuesta por las guitarras eléctricas de Kubero Díaz y Dragón Moglia, las teclas, charango y guitarra de Luis Gurevich, la batería de Marcelo García y el bajo de Aníbal Forcada.

Así fue que recrearon "Malas condiciones", "Sin querer", "Buenos Aires de mis amores", "Mi estrella", "Ella" -dedicada a su madre- y "Hoy bailaré", tema bien propio contra la discriminación, que fue adornado con un cuadro de baile protabonizado por Demián Frontera (bailarín en silla de ruedas) y Estefanía Gulla.

Mientras que con el legendario grupo Oveja Negra (Osqui Amante, Willy Campis y Aníbal Forcada) le regalaron a la gente, "Eva" de la banda de sonido del film animado "Eva de la Argentina", dirigido por María Seoane.

Continuaron los invitados con la presencia de dos artistas jóvenes y virtuosas como la armoniquista Sandra Vázquez y la guitarrista Carina Alfie para "El argentinito" y "Fachos" en versiones bien rockeras donde se destacaron los solos de guitarra de Kubero Díaz y Alfie.

Hubo un momento emotivo cuando apareció en escena el cantor Zurdo Besio, considerado como el emblema de la murga uruguaya quien sigue los pasos del recordado Canario Luna y la atrapante versión de "Alrededor del fuego".

Ya en el final y entrada la madrugada La Catalina o la Cata como le dicen sus seguidores volvió a la escena y deleitaron junto a León con "Niño payaso", "El viaje", "La cultura es la sonrisa" y el festejado "El ángel de la bicicleta", con todo el Luna Park de pie, cantando, bailando y haciendo palmas.

Los infaltables bises no tardaron en llegar con la compañía en pleno y la versión de "De igual a igual", que fue la despedida ideal para un concierto que lo tuvo todo (mucha música, emoción, ritmo, mensaje, alegría, crítica social), que se perfila como uno de los mejores del año.

Ya eran pasadas las 2 de la madrugada pero para el pensamiento del público en general, fue como si recién se sentaran a vivir un espectáculo a pleno donde un cantautor sensible como Gieco y una murga con calor de pueblo como Agarrate Catalina, hicieron unir a dos pueblos, el argentino y el uruguayo.

Otro punto para destacar fue el regalo que el público recibió con su entrada el álbum "Por partida simple" que culmina la trilogía de "Por partida doble" y "Por partida triple".

También te puede interesar