07/11/2013 libertad de expresin

Hctor Alterio, con "un poco de vergenza" por la presentacin de periodistas argentinos ante la OEA

El actor se refirió al reclamo de un grupo de periodistas argentinos por la libertad de expresión en el país, y destacó que los denunciantes "precisamente pueden decir eso porque hay libertad de prensa" en la Argentina.

 
"Siento un poco de vergüenza, porque precisamente pueden decir eso porque hay libertad de prensa", y entonces hay "una contradicción terrible" en esa presentación, dijo, consultado por la presencia de Magdalena Ruiz Guiñazú y Joaquín Morales Solá ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En diálogo con Radio Del Plata, el actor radicado en España hizo referencia de esta manera a la audiencia que se realizó en Washington y en la que los periodistas reclamaron por la situación del periodismo, aunque reconocieron que pueden escribir "lo que quieren".

"Siento un poco de vergüenza, porque precisamente pueden decir eso porque hay libertad de prensa"

Durante la entrevista, Alterio fue consultado también por el hallazgo de las listas negras de la última dictadura militar, y expresó que "el descubrimiento sirve para refrescar la memoria y que no se pierda, y para que sepan que esto ocurrió realmente y no fue un invento. Esto apareció por casualidad".

Recordó que como actor famoso "en el ´74 era una persona molesta porque como había libertad de prensa, me hacían una pregunta y yo respondía sin tapujos, pero a su vez yo tenía 3 films en cartel, Quebracho, La Patagonia Rebelde y La tregua, y encima tenía derecho a opinar, y todo eso conllevó a que se me considerara un tipo peligroso y entonces había que echarme del país".

Con respecto a las actas halladas en el subsuelo del Edificio Cóndor, en las que se encontraron listas con nombres de artistas clasificados en cuatro niveles según su "peligrosidad" -entre ellos el nombre del propio Alterio-, expresó que "tenemos la posibilidad de ser conocido y tener una opinión que puede pesar".

Agregó que "a nosotros nos obligaron a hacerle caso a la amenaza de la Triple A", dijo en referencia a las presiones y cartas con amenazas de muerte que sufrió, y que lo obligaron a exiliarse en España, donde sigue residiendo actualmente.