30/10/2013 en el este de Jerusaln

Israel anunci la expansin de sus colonias sobre zona palestina

El gobierno israelí anunció planes para construir 1.500 nuevas viviendas en Jerusalén este, la parte de la ciudad reclamada por los palestinos, en una decisión que según la prensa israelí busca contrarrestar el malestar causado en Israel por la liberación de 52 presos palestinos.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) del presidente Mahmud Abbas y el secretario general de la ONU condenaron los planes de construcción, y la ANP acusó a Israel de tratar de sabotear las actuales conversaciones de paz iniciadas con los auspicios de Estados Unidos después de cinco años de estancamiento.

En Washington, el gobierno norteamericano dijo que la decisión no crea un "ambiente positivo" para las negociaciones.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, enfrentó duras críticas de la opinión pública y de partidos de todo el espectro político por su decisión de liberar ayer a una segunda tanda de 26 prisioneros palestinos cuya excarcelación se acordó conjuntamente con la reanudación de las conversaciones de paz con la ANP.

Apenas horas después de la liberación, la portavoz del Ministerio del Interior israelí, Lital Apter, anunció la futura construcción de 1.500 viviendas en Ramat Shlomo, en Jerusalén este, sector de la ciudad que Israel capturó en 1967 y se anexó años más tarde y que los palestinos reclaman como capital de su futuro Estado.

Israel anunció la construcción en Ramat Shlomo, sector que Israel capturó en 1967 y que Palestina reclama como capital de su futuro Estado

Sin precisar un número de viviendas, Israel había anunciado por primera vez el proyecto de Ramat Shlomo en 2010 durante la visita del vicepresidente estadounidense Joe Biden, lo que provocó un conflicto diplomático con Washington que duró meses.

Apter dijo que Israel también planea desarrollar un emprendimiento arqueológico y otro turístico cerca de la antigua ciudad, donde se encuentran los sitios más sagrados de Jerusalén, informó la cadena de noticias CNN.

Más tarde, Ofir Akunis, un diputado del Likud, el partido de Netanyahu, dijo que también se aprobó la construcción de 2.000 viviendas adicionales en varias colonias judías de Cisjordania.

"La construcción en Judea y Samaria continuará y se intensificará", dijo Akunis, usando el término bíblico para Cisjordania, en una intervención ante el Parlamento.

Funcionarios de la ANP condenaron rápidamente los planes.

El proyecto "destruye el proceso de paz y es un mensaje a la comunidad internacional de que Israel es un país que no respeta la ley internacional", dijo Nabil Abu Rudeina, asesor de Abbas.

El primer ministro palestino, Rami Hamdallah, dijo que la continua expansión de los asentamientos judíos en Cisjordania y Jerusalén este podría "ponerle fin" a la posibilidad de coexistencia de un estado palestino al lado de Israel.

"El proyecto destruye el proceso de paz y es un mensaje a la comunidad internacional de que Israel es un país que no respeta la ley internacional"


Nabil Abu Rudeina, asesor de Abbas
 Los 26 palestinos liberados anoche habían sido sentenciados a cadena perpetua por delitos de sangre cometidos antes de los acuerdos de Oslo (1993), y miles de personas se congregaron en Ramallah, Cisjordania, para participar de la recepción oficial de los prisioneros en el palacio presidencial de Abbas.

"No habrá ningún acuerdo mientras quede un preso tras las rejas", dijo Abbas en un discurso ante la multitud, en alusión a los 5.000 palestinos que se estima siguen presos en cárceles israelíes.

Israel considera a la totalidad de Jerusalén como su capital eterna, y Netanyahu prometió no volver a dividir la ciudad.

En Nueva York, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, deploró el anuncio israelí y recalcó que esta actividad supone "un obstáculo al proceso de paz", informó la agencia de noticias EFE.

Ban "deplora el anuncio" y considera que la construcción de asentamientos "es contraria al derecho internacional y constituye un obstáculo al proceso de paz", afirmó un comunicado divulgado por el portavoz del secretario general.

En Washington, la vocera del Departamento de Estado norteamericana, Jen Psaki, dijo que el gobierno del presidente Barack Obama "no considera que la continuación de la actividad de construcción de asentamientos en Jerusalén este cree un ambiente positivo para las negociaciones".