12/09/2013 por una publicidad

Una legisladora portea denunci al Banco Ciudad por publicidad sexista

La última campaña institucional de la entidad "apela a efectos mediáticos discriminatorios, donde una vez más se coloca a la mujer como objeto sexual para identificar un barrio", denunció la legisladora porteña María Elena Naddeo.

La diputada, presidenta de la Comision Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud de la Legislatura porteña y actual candidata de Alternativa Popular, se refirió así a un spot televisivo que el Banco Ciudad difunde bajo el slogan "Elegí un lugar" en el que muestra imágenes asociadas de distintos barrios, como un tren en alusión a Retiro o la vedette Nazarena Vélez con una pelota en relación a Liniers, donde se asienta el club de fútbol.

Para Naddeo lo que es "grave" es la referencia a Villa Ortúzar que se muestra con un primer plano de la cola de una mujer.

"Esto es es grave, como también la imagen que se decidió utilizar para identificar a Chacarita -una mano saliendo de una tumba-, barrio que no sólo tiene que ver con un cementerio, es una zona de Buenos Aires preciosa que ofrece miles de imágenes posibles"

Con el legislador Aníbal Ibarra "vamos a presentar una declaración en el recinto pidiendo que se retiren ambas imágenes. Es grave que esto salga de un organismo oficial que ya fue observado por acciones similares en 2010", anticipó.

De hecho, Naddeo presentó en el 2010 un proyecto de declaracion para que el Banco Ciudad, cuyo presidente es Adolfo Sturzenegger, candidato a diputado nacional del Pro, incorpore a sus acciones de publicidad y propaganda contenidos que colaboren en la erradicación de los estereotipos y patrones de subordinación de género y en la eliminación de las diferentes formas de violencia hacia las mujeres.

"Ese proyecto fue aprobado por la legislatura en octubre de 2010 bajo el numero 497/2010, que como vemos no se cumple", dijo Naddeo.

En aquella oportunidad, la publicidad cuestionada fue "Mi querida", que ofrecía descuentos para peluquerías e institutos de belleza.

"En conjunto, la publicidad parece decirnos que las mujeres sólo queremos estar bellas para nuestros maridos, que nos pagan nuestros gastos y supuestamente nos obedecen en nuestros caprichos femeninos”, denunció en aquel momento Naddeo en su proyecto declaración.