29/08/2013 dudas sobre un ataque

El Parlamento britnico debate sobre Siria, pero no votar la intervencin militar

El laborismo y algunos legisladores conservadores exigien mayores evidencias sobre el uso de armas químicas por parte del presidente Bashar Al Assad.

Por Corresponsal

El primer ministro David Cameron pretendía tener hoy mismo la autorización para un ataque en el país árabe, pero la votación se realizaría la semana próxima, tras conocerse el informe de la misión de las Naciones Unidas (ONU) que trabaja en las afueras de Damasco.



“Tenemos que aprender las lecciones del pasado, incluyendo Irak”, comentó hoy el líder de la oposición, el laborista Ed Miliband, en referencia a la guerra impulsada en 2003 para la destrucción de armas masivas que nunca fueron halladas.

El político insistió en que “no debe tomarse una decisión sin tener evidencias de la ONU” y señaló que “no se le puede pedir al Parlamento un cheque en blanco para respaldar una acción militar”.

El gobierno acusó a Miliband de cambiar su posición, ya que el martes le había dicho personalmente al primer ministro David Cameron que su agrupación “va a considerar apoyar una acción internacional”.

No obstante, el laborista negó esa situación e indicó que siempre pidió que cualquier intervención “sea legal, tenga claros objetivos y limitada específicamente a frenar el uso futuro de armas químicas”.

Una minoría de su partido, como el parlamentario Jeremy Corbin, directamente se opone a cualquier respuesta militar bajo el argumento que “el bombardeo de instalaciones no va a hacer nada más que matar gente y crear una situación más terrible de la que ya existe”.

“Los esfuerzos deben estar en encontrar una solución política que incluya a Rusia e Irán”, añadió en declaraciones a la BBC.

Un grupo de tories también se reveló contra las intenciones del gobierno, como el caso de Andrew Bridgen, que señaló que “la situación en Siria es más compleja que en anteriores conflictos en Medio Oriente” por lo que “la intervención militar es el último recurso”.

Cameron presentará hoy en la Cámara de los Comunes la moción en la que el Reino Unido “pide una fuerte respuesta humanitaria de la comunidad internacional y, si es necesario, una intervención militar” que deberá votarse en otra sesión.

El texto reconoce el trabajo que está realizando la misión de la ONU, pero afirma que se utilizaron agentes químicos en el ataque del 21 de agosto pasado en las afueras de Damasco y responsabiliza al presidente Al Assad.

Por el contrario, el proyecto que impulsará el laborismo exige “confirmación sobre el uso de armas químicas” y “pruebas convincentes de que el régimen sirio fue el responsable”.