05/08/2013 innovacin

Presentaron en Londres la primera hamburguesa del mundo hecha con carne de laboratorio

Los científicos holandeses que la presentaron indicaron que forma parte de un proyecto que intenta poner fin a la escasez mundial de alimentos y reducir el grave impacto ambiental por la producción cárnica.

Los investigadores indicaron que el proyecto, que estuvo financiado por el cofundador de Google, Sergey Brin, se realizó en un centro de la Universidad de Maastricht (Holanda), donde transformaron células de una vaca en tiras de tejido muscular, que luego fueron utilizadas para la producción de la hamburguesa.

Los especialistas aseguraron que este innovadora tecnología puede ser una forma sustentable de cubrir la creciente demanda mundial de carne

Los especialistas aseguraron que este innovadora tecnología puede ser una forma sustentable de cubrir la creciente demanda mundial de carne, según precisó un despacho de la agencia Ansa.

Por su parte, los críticos al plan sostienen que comer menos carne es la forma más fácil y efectiva de combatir la escasez de alimentos.

El director del departamento de Fisiología Vascular de la Universidad de Maastricht y coordinador de la investigación aseguró en conferencia de prensa en Londres que la hamburguesa fue creada a partir de decenas de miles de millones de células creadas en el laboratorio.

"Hemos logrado crear la primera hamburguesa de laboratorio en el mundo y lo hemos hecho porque la producción de ganado no es buena para el medio ambiente, porque no se va a poder cubrir la creciente demanda mundial de alimentos y porque esta demanda no es buena para los animales", afirmó Post.

El proyecto es una continuación de un estudio que se inició en el año 2004 para producir tejido muscular a partir de las células madre del músculo de vacas generalmente, aunque también se puede emplear de cerdos o pollos para cultivarlas "in vitro".

La investigación, que fue financiada con dos millones de euros por el gobierno holandés, concluyó en 2009 con resultados tangibles: los investigadores fueron capaces de cultivar en placas de Petri tiras de tejido muscular de cerdo de un centímetro de ancho por 2,5 centímetros de largo.

En ese sentido, la profesora Tara Garnett, jefa de la Red de Investigaciones para Políticas Alimenticias de la Universidad de Oxford (Inglaterra), afirmó que las autoridades mundiales deben buscar más allá de las soluciones tecnológicas.

"Tenemos una situación en la que 1.400 millones de personas en el mundo son obesas y sufren de sobrepeso, y al mismo tiempo 1.000 millones de personas mundialmente pasan hambre", sostuvo la experta.

"Es bizarro e inaceptable. Las soluciones no son sólo producir más comida, sino cambiar los sistemas de abastecimiento, acceso y precios para que no sólo haya más comida a los que más la necesitan, sino de mejor calidad", agregó.

Al compararse el impacto ambiental de producción de carne vacuna a través de métodos convencionales y por laboratorio, un estudio independiente indicó que este último utiliza 45 por ciento menos energía que la producción normal de carne a nivel mundial y produce 96 por ciento menos gases de invernadero (Co2) y requiere un 99 por ciento menos de tierra.

En un comunicado dado a conocer hoy, el grupo Personas por el Tratamiento Ético de Animales (PETA) sostuvo que la carne creada en el laboratorio "pondrá fin a los camiones cargados de vacas y pollos, mataderos y granjas industriales, reducirá las emisiones de dióxido de carbono, conservará agua y hará que la cadena de abastecimiento cárnica sea más segura".