18/07/2013 revelacin

El servicio secreto alemn defendi el ciberespionaje y anunci un nuevo centro de inteligencia

Aseguró que evitó siete atentados y que la NSA norteamericana construirá un complejo de alta tecnología en el país. No se conocen detalles sobre los supuestos ataques.

Alemania permitió frustrar siete atentados en su territorio gracias a los datos facilitados por la estadounidense Agencia de Seguridad Nacional (NSA), según un informe conocido hoy en pleno escándalo por el espionaje en Europa.



La información fue revelada ayer por el jefe de los Servicios Secretos alemanes, Hans-Georg Maassen, ante la comisión de Interior del Parlamento alemán, algunos de cuyos miembros lo revelaron al diario Mitteldeutsche Zeitung que lo publica en su edición de hoy.

"El número concreto es difícil de establecer"


Hans-Peter Friedrich, ministro del Interior alemán

Maassen explicó en detalle cada uno de los casos, pero los mismos no trascendieron aún, según explicó la agencia de noticias DPA. 

Según las fuentes citadas por el matutino, el jefe de la agencia de Inteligencia exterior alemana, Gerhard Schindler, confirmó además en la sesión parlamentaria que la NSA construye un nuevo centro en la ciudad de Wiesbaden, suroeste de Alemania.

Alemania es uno de los países más afectados por el escándalo de espionaje estadounidense y según la revista Der Spiegel, la NSA almacena cada vez 500 millones de comunicaciones por Internet y teléfono en Alemania, también de políticos e instituciones.

El ministro del Interior alemán, Hans-Peter Friedrich, visitó la semana pasada Washington para intentar aclarar las cuestiones sin resolver en torno al espionaje.

A su regreso aseguró que la NSA ayudó a frustrar cinco atentados en Alemania, aunque su portavoz relativizó luego esta cifra y aseguró que podrían ser menos.

"El número concreto es difícil de establecer", coinciden los expertos.

Der Spiegel había revelado los planes para construir el centro de alta tecnología en terrenos del Ejército estadounidense y con un costo de 124 millones de euros, aunque el gobierno de Angela Merkel evitó recientemente confirmar la noticia.