09/07/2013 estreno

"Cirquera", la trastienda del circo

Andrés Habegger estrena el jueves “Cirquera”, documental que codirigió con Diana Rutkus, integrante de una familia de artistas circenses, de vida nómade en casa rodante, de acróbatas, equilibristas, música e ilusión.

Entrevista al director de "Cirquera"


El autor de "Cuando los santos vienen marchando" e “Imagen final”, estrena el jueves “Cirquera”Andrés Habegger, codirigió esta vez con Diana Rutkus, hija de madre equilibrista y trapecista y padre domador de leones y baterista, vivió su infancia entre la carpa del circo y la casa rodante, de pueblo en pueblo, con todo lo esencial para el trabajo y la vida.

Cuando Diana tenía 5 años, sus padres dejaron el oficio y se volvieron estables, hasta que mucho tiempo después, Diana decide explorar aquel universo y así iniciar un recorrido sin tener certeza acerca de dónde llegará.

El filme es producto de diez intensos años de trabajo en los que Rutkus reunió, además de fotos familiares, afiches de giras, programas, recortes, primero en un circulo acotado, y en la medida que iba avanzando, cada vez más amplio.

La idea de difundir el material reunido nació en el taller de escritura que Diana realizó con Hebe Uhart, ganadora del premio Konex, quien la incentivó a escribir acerca de su infancia y sobre lo que más conocía, es decir acerca de su experiencia en el circo y sobre la vida de quienes la rodeaban.



La investigación continuó con el apoyo de la historiadora Beatriz Seibel, se grabaron y filmaron entrevistas a diferentes familias de circo quienes, además de sus relatos, facilitaron el acceso al material fotográfico con el que cada uno de ellos cuenta.

Este material fue exhibido primero en una muestra titulada Familias de Circo, con más de un centenar de fotos de grupos argentinos desde 1925, así como videos con entrevistas, filmaciones en 16 mm y super 8, y piezas artísticas acerca de la vida bajo las enormes carpas y en carromatos, presentada en 2009.

La experiencia, que se vio en el Museo Histórico de Berazategui, en San Miguel, y en Buenos Aires, que en la apertura y cierre contó con una pequeña función de circo y la banda de músicos de Roberto Palma.

El relato es un desfile de diálogos entre familiares y amigos, paseos por lugares donde el circo se detuvo alguna vez, a lo que se agrega un cuidadoso repaso de viejas películas amateurs, de inagotables álbumes de fotos.

“Es una película nostálgica y lúdica”, dijo Habegger en la conferencia de prensa de su primer pase en Pantalla Pinamar, y agregó  que eso se debe especialmente a que “busca retratar un mundo de personas que viven de sus recuerdos, cuyas vidas están atravesadas por el circo”.

Para Habegger, los padres de Rutkus “nacieron en un espacio comunitario donde la profesión no se elegía”, personajes que el filme registrado a cuatro manos radiografía, igual que a otros parientes relacionados con ese singular universo.

“Siento que la película es nostálgica porque trata de acercarse a un mundo en donde sus protagonistas viven de los recuerdos. Cuando los conocí ellos ya eran grandes y habían pasado mucho más tiempo fuera del circo que adentro, pero sin embargo su vida seguía atravesada por el circo. Y siempre era tema de conversación”, aseguró Habegger.
etiquetas