16/06/2013 Papel Prensa

"Si declara Magnetto se comprobar que hubo delito de lesa humanidad"

Lo aseguró Lidia Papaleo, en referencia a la causa en la que se investiga la apropiación de Papel Prensa durante la última dictadura cívico militar. Afirmó que "hay pruebas" que demuestran el delito.

 Lidia Papaleo aseguró hoy que si el juez federal Julián Ercolini llama a declarar a Héctor Magnetto, Bartolomé Mitre  y Ernestina Herrera de Noble por la causa en que se investiga la apropiación de Papel Prensa durante la última dictadura cívico militar comprobará que hubo “un delito de lesa humanidad porque hay pruebas” que así lo demuestran y “terminarán en la cárcel”.

De esta manera, la viuda de David Graiver se refirió a lo que podría ocurrir luego de su declaración del jueves pasado ante Ercolini que duró seis horas y donde ratificó que tuvo que desprenderse de las acciones de Papel Prensa vendiéndolas a precio vil a los dueños de Clarín, La Nación y La Razón.

“Tengamos la esperanza de que el juez haga lo que tiene que hacer y los llame. Si lo hace tendrá (ante sí) un delito de lesa humanidad y eso significa que no hay otra salida de que vayan presos porque están las pruebas que determinan la conducta de extorsión y amenazas que vengo sosteniendo desde siempre”, afirmó Papapelo en diálogo con Télam al referirse a Magnetto (CEO y uno de los dueños del Grupo Clarín), Mitre (director del diario La Nación) y Herrera de Noble (accionista del holding Clarín y viuda del fundador del diario Clarín Roberto Noble ).

“Tengamos la esperanza de que el juez haga lo que tiene que hacer y los llame"


Lidia Papaleo
Papaleo relató al juez la reunión de la que participó la noche del 2 de noviembre de 1976 en las oficinas de La Nación, cuando Héctor Magnetto, en su carácter de directivo de Clarín, le dijo: “Firme, o le costará la vida de su hija y la suya”.

Pese a firmar, el 14 de marzo de 1977  fue desaparecida y padeció vejámenes y torturas en la última dictadura militar y luego quedó detenida en la una cárcel hasta el 24 de julio de 1982.

Pero la viuda de Graiver (quien era dueño de las acciones de Papel Prensa y murió en agosto de 1976 mientras viajaba en un avión privado en un hecho nunca esclarecido) sostuvo que “no quiero hablar más de lo que me hicieron en la cárcel”, sino “de lo qué pasó con Papel Prensa”.

Al respecto dijo que “la gente te pregunta por qué estábamos presos si ya habíamos firmado y la respuesta es que cuando se compra una empresa de esa magnitud transcurre un lapso de tiempo largo para demostrar que esa sociedad no tiene deuda”, entre otros trámites.

Y especificó: “Nos tuvieron desaparecidos, presos, para que no pudiéramos hacer reclamos, resguardando (para ellos) cualquier tipo de movimiento que los perjudicara”.

En esa marco, también explicó que “luego de que me desaparecieran el asesor de menores hizo una evaluación de la venta y no la aprueba porque el precio es vil”. El asesor de menores interviene porque Papaleo tenía que firmar en representación de su hija María Sol, quien tenía la mitad de las acciones de la familia Graiver; la otra mitad correspondía a los padres de David.

Sobre las pruebas, el año pasado, Norberto Cozzani, uno de los imputados en el juicio por el Circuito Camps confesó haber presenciado las sesiones de tortura con picana a Lidia Papaleo, a su suegro Juan Graiver, a su cuñado Isidoro y a dos secretarias del Grupo Graiver luego de que fueran desapoderados de la empresa Papel Prensa. Cozzani, que en los primeros años de la dictadura revestía como cabo en la Policía Bonaerense bajo las órdenes del comisario mayor Miguel Etchecolatz.

Lidia Papaleo marca cómo fecha de inicio de la apropiación de Papel Prensa a agosto de 1976 cuando muere David Graiver porque asegura que “no tengo dudas de que lo matan y no murió por un accidente; el jet se estrella contra un cerro que es tan bajo que se llama ‘del Burro’ (en México, proveniente de Estados Unidos)”.

En esa línea, recordó que “había 35 empresas (de Graiver), incluso una de jeringas descartables, que no existían en el país, y unas torres que estaba construyendo”, pero que “la más importante era sin dudas Papel Prensa por la magnitud política que tenía”, ya que “papel para diarios se importaba”.

En tanto, sobre la forma de actuar de los abogados de Magnetto, Mitre y Herrera de Noble el jueves pasado señaló que “hicieron lo de siempre, tratar de llevarte hacia otra parte, desviando el tema”.

Por último, respecto de cómo continuará la causa Papel Prensa, Lidia Papaleo dijo que “después de que me llamaron a mi lo harán con Ianover (Rafael,  ex vicepresidente de la compañía productora de papel para diario quien también había dicho ante la justicia que firmó la transferencia de Papel Prensa ‘bajo una presión enorme y con temor a desaparecer’) para que seguir sumandos testimonios y cuando termine con eso el paso que siguen son llamar a los imputados”.