06/06/2013 histrico

El gobierno britnico se disculp por torturar durante su dominio colonial sobre Kenia

También indemnizó a un grupo de keniatas que sufrieron “incalificables actos de brutalidad” durante la lucha por la independencia librada entre 1952 y 1963.

Por Corresponsal

El gobierno británico pidió hoy disculpas públicas e indemnizó a un grupo de keniatas por las torturas que realizó el Reino Unido durante los levantamientos por la independencia del país africano entre 1952 y 1963.



En una declaración en la Cámara de los Comunes, el canciller William Hague expresó las “sinceras disculpas” a los ex integrantes de Mau Mau, una organización de insurgentes que luchó contra el Imperio británico.

“El gobierno de Su Majestad reconoce que fueron sujetos a torturas y otras formas de malos tratos”


William Hague, canciller británico

El funcionario también anunció que compensarán con 19,9 millones de libras a 5.288 keniatas que denunciaron malos tratos y torturas contra ellos o a familiares.

“Por primera vez, el gobierno de Su Majestad reconoce que fueron sujetos a torturas y otras formas de malos tratos en manos de la administración colonial”, comentó.

El ministro señaló además que Londres contribuirá a la construcción de un homenaje a las víctimas en Nairobi, la capital de Kenia.

Por último, Hague aclaró que este arreglo “no es un precedente para cualquier otro reclamo sobre la administración británica” en la época colonial.

Demandas judiciales

En los últimos años el gobierno británico intentó frenar las demandas judiciales de ex integrantes de Mau Mau asegurando que el delito prescribió y que, en todo caso, las acusaciones debían recaer sobre las autoridades keniatas.

Todo cambió cuando en 2009, tres keniatas llamados Paulo Muoka Nzili, Wambuga Wa Nyingi y Jane Muthoni Mara, que ya tienen entre 70 y 80 años, presentaron evidencias que llevaron a un juez del Reino Unido a determinar “que tenían un caso”.

Los abogados de las víctimas describieron que sus defendidos sufrieron “incalificables actos de brutalidad”, que incluyeron castraciones, golpizas y graves agresiones sexuales.

La justicia británica falló a favor de estos tres keniatas y los autorizó a reclamar una compensación.

Para llegar al veredicto, los jueces tuvieron acceso a unos 8.000 archivos secretos que fueron enviados a Gran Bretaña luego de que Kenia logró su independencia en 1963.

Los letrados calificaron de “histórica” la decisión de la justicia, ya que desde hace décadas miles de keniatas reclaman para que se reconozca la brutalidad con la que se los trató en la lucha por su independencia.