Sociedad

18-04-2013 20:51 - Estados Unidos

Estiman que podrían llegar a 70 los muertos por la explosión en Texas

El número de muertos por la explosión de una fábrica de fertilizantes en Waco, Texas, que hasta esta noche se mantenía entre 5 y 15, podría llegar a 70, según estiman trabajadores de los servicios de emergencia que buscaban sobrevivientes entre los destruidos edificios.

Telam SE
18-04-2013 | 20:51
Telam SE

La policía aún no es capaz de dar un número tras la violenta explosión la tarde del miércoles que devastó la localidad de West, cerca de Dallas, mientras desde los servicios de emergencias hablan de entre 60 y 70 víctimas y hasta 180 heridos, reportó la agencia alemana de noticias DPA.

El jefe de los equipos de rescate locales, George Smith, dijo que había al menos 60 muertos y en cuanto a las causas del hecho dijo no tener "indicaciones de que haya sido otra cosa distinta a un accidente o un incendio", consigna un despacho de Ansa.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que hoy asistió en Boston a una ceremonia de homenaje a las víctimas del atentado terrorista del lunes, brindó todo su apoyo a Texas.

La policía se mantiene cauta y habla de no más de 15 muertes, según la "información muy limitada" aportada por voluntarios en el lugar del accidente, dijo el portavoz policial, Patrick Swanton.

Pero los servicios de salvamento aún buscan supervivientes. "Es una buena noticia porque no estamos aún en el punto de dar por concluido el rescate", agregó. Lo único claro es que entre las víctimas hay bomberos y médicos de urgencias.

Aunque se trata de un accidente, la policía investiga como si se tratara de un delito.

"No hay pistas de algo que no sea un accidente o un incendio", dijo Swanton, rechazando el nerviosismo que cunde en el país tras el atentado en Boston y las cartas con veneno enviadas a un senador y a Obama.

La fábrica estaba en West, cerca de Waco, 100 kilómetros al sur de Dallas. A las 19:30 horas (local) se informó de un incendio y 20 minutos más tarde, mientras los bomberos procuraban apagarlo, se produjo la violenta explosión de un tanque y una lengua de fuego de 30 metros se elevó hasta el cielo.

La sacudida fue tan grande que los sismólogos la clasificaron como un terremoto de magnitud 2,5 en la escala de Richter. La explosión se pudo escuchar a 75 kilómetros de distancia.

El alcalde de West, Tommy Muska, dijo que entre 50 y 80 casas han sido destruidas. Un edificio con 50 viviendas perdió la fachada como consecuencia de la onda expansiva.

De momento no hay rastro de supervivientes en la fábrica de fertilizantes de West, Texas, que explotó el miércoles, aseguró hoy el alcalde de la localidad, Tommy Muska.

El alcalde aseguró que pese a todo, la búsqueda continúa edificio por edificio a la espera de encontrar alguien con vida entre las decenas de casas destruidas de la pequeña ciudad de 2.400 habitantes, que quedó casi devastada.

Hay más de 160 heridos en los hospitales y más de 1.000 personas fueron evacuados.

"Todo era un caos, como una película de miedo", dijo a la cadena de televisión KTVT Jesse Ross, uno de los primeros en prestar auxilio y en evacuar y poner a salvo a más de 1.000 de los 2.800 habitantes de West, entre ellos 130 ancianos de una residencia.

El viento dificultó el trabajo de los bomberos y avivó el temor a la fuga de gases nocivos. La policía inmediatamente pidió que se evite acercarse a la zona.

"Las llamas eran enormes", dijo a la cadena CBS Julie Zahirniako, que estaba en un parque junto a su hijo Anthony. "El estruendo fue enorme, el suelo y todo vibraba", agregó.

"Tendrán el apoyo de todo el pueblo estadounidense", prometió Obama tras una semana muy difícil.

Los simpatizantes de los bomberos fallecidos abrieron una página en facebook que recoge ya decenas de miles de adhesiones y mensajes de apoyo.

Hace 20 años otra tragedia sacudió a Waco, a 30 kilómetros de West: decenas de personas de la secta de los davidianos se suicidaron siguiendo las instrucciones de su líder.

La explosión recuerda también al conocido como desastre de Texas City. En el puerto de la ciudad, a sólo 400 kilómetros de West, explotó el 16 de abril de 1947 un barco cargado de fertilizantes y murieron 581 personas.

También te puede interesar