20/01/2013 ORLY TERRANOVA

"Hicimos una buena carrera, pero ahora hay que trabajar en las debilidades"

El mendocino Orly Terranova (BMW-X-RAID) logró su mejor resultado en un Dakar al terminar quinto en la clasificación general de una competencia que le había resultado esquiva desde que la corrió en motos en Africa, allá por 2005.

Terranova, quien terminó este Dakar con una victoria y dos segundos puestos en etapa, había abandonado en 2005, 2007, 2009, 2011 y 2012 y el único Dakar que había concluido se dio en 2010, cuando llegó noveno a bordo de un Mitsubishi.



“La hemos pasado bien, el equipo está feliz y yo también los estoy pero ahora hay que empezar a sacar las conclusiones y ver qué nos ha dejado este Dakar”, dijo apenas finalizada la competencia.

Entre esas conclusiones a sacar, Orly menciona el por qué no fueron "tan rápidos” y afirmó que es “momento de trabajar en esas debilidades”.

Al mendocino este Dakar le gustó más que otros, “sobre todo la parte del desierto peruano”, aunque recalcó que las etapas en “Argentina resultaron mucho más duras de lo que uno esperaba”.

“Fue una carrera sin descanso, en la que es suficiente con ver las huellas de Robby Gordon (Hummer), que se pasa en todos lados, y ahí te das cuanta el ritmo que tiene la carrera. Lo bueno es que nosotros no le venimos pegando a las cosas”, ironizó.

A su vez, el mendocino recalcó lo “bien” que anduvo su auto: “La gente tal vez creyó que era un auto que no andaba bien pero me cansé de reperirlo y acá están los resultados. La regularidad paga mucho en el Dakar”, sostuvo Terranova.

Antes de despedirse y fiel a su estilo polémico, recordó a su ex navegante Andy Grider, quien se bajó en la quinta etapa del año pasado y por ende lo obligó a abandonar:

“Lo de Grider fue mi presencia más cercana a la droga y el alcohol. Hay que estar lejos de eso porque le mal a las personas, y le hace daño a su entorno. Le deseo que se cure”, disparó.