14/12/2019 Cuba

La ALBA cerr su cumbre con una denuncia sobre la "falsedad estadounidense"

En un breve mensaje al comienzo de la cumbre, el presidente de Cuba invitó a los asistentes a "valorar propuestas para aprovechar nuestras capacidades y fortalezas".

"Denunciamos la falsedad estadounidense de atribuir a miembros de esta Alianza la responsabilidad en la organización de las masivas protestas populares que se han extendido por la región, lo que persigue ocultar el fracaso de las gestiones de gobiernos neoliberales plegados a los requerimientos de Washington", indicó la declaración final de la XVII cumbre del ALBA.

El texto se conoció después de un debate a puertas cerradas en el que estuvieron presentes, entre otras autoridades, los presidentes de Cuba, Miguel Díaz Canel; de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Nicaragua, Daniel Ortega.

En los últimos meses hubo múltiples protestas en Ecuador, Chile y Colombia, donde miles de personas salieron a las calles para pedir la anulación de medidas o planes gubernamentales de ajuste que afectan el nivel de vida de las poblaciones o anulan antiguos conquistas sociales.

Los líderes del ALBA consideran que la interpretación estadounidense implica una "tergiversación vergonzosa de la realidad" latinoamericana, a la que ven amenazada por la "política agresiva e intervencionista" de la potencia norteamericana.

Por el contrario, los miembros de la Alianza aseguran que detrás de las protestas opositoras en Nicaragua y Venezuela está la "injerencia" de estados Unidos, según el texto leído por el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

"Con el propósito de recuperar los espacios conquistados por gobiernos progresistas, el Gobierno de Estados Unidos, en contubernio con las oligarquías de la región, revive métodos que parecían superados en la historia de América Latina y aplica nuevas fórmulas de la llamada guerra no convencional", destacó el documento publicado por la agencia EFE.



El bloque bolivariano denunció en su declaración que la política del presidente estadounidense, Donald Trump, "plantea desafíos que generan claras violaciones a los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional".

El ALBA es una organización internacional de carácter regional, fundada en 2004 e integrada por Antigua y Barbuda, Cuba, Dominica, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

Ecuador, miembro del ALBA durante el gobierno de Rafael Correa, se retiró el año pasado porque el actual presidente, Lenín Moreno, no respalda la posición del organismo frente a la crisis en Venezuela y las protestas en Nicaragua.

Bolivia se alejó después de la caída de Evo Morales, en noviembre, por decisión del gobierno de facto a cargo de Jeanine Áñez.