07/12/2019 Jujuy

Comienza el juicio a un hombre acusado de matar a golpes y asfixiar a su pareja

El imputado Ceferino Martínez, quien había declarado que la víctima se había caído en su domicilio, fue detenido seis días después acusado del femicidio, cuando la autopsia reveló que la mujer murió estrangulada.

Un tribunal oral de Jujuy comenzará a juzgar el lunes a un hombre acusado de matar a golpes y asfixiar hasta provocarle la muerte a su pareja, Angelina Cayo, en un ataque perpetrado en julio de 2017 en la capital provincial, informaron este sábado fuentes judiciales.

El único imputado es Ceferino Martínez (35), quien había declarado que la víctima se había caído en su domicilio, fue detenido seis días después acusado del femicidio, cuando la autopsia reveló que la mujer murió estrangulada.

El debate, a desarrollarse desde las 8.30 en la sede del Poder Judicial de la capital provincial, estará a cargo de los jueces Luis Kamada, Cecilia Sadir y María Flores, quienes juzgarán a Martínez por el delito de "homicidio agravado por el vínculo y de una mujer, cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género".

Durante la primera audiencia, se espera que los magistrados escuchen a 10 testigos, a los cuales se sumarán otros 10 citados para la jornada del martes.

Como fiscal se desempeñará Ariel Gil Urquiola, y como querellante adhesivo Cecilia Romina Cortés, del Centro de Asistencia a la Víctima de Jujuy, mientras que el abogado defensor del enjuiciado es Fernando Bóveda.

El femicidio de Cayo (39) ocurrió el 13 de julio de 2017, alrededor de las 17, en el barrio 22 de diciembre, de San Salvador de Jujuy, donde el imputado se encontraba con la víctima, de acuerdo a la requisitoria de elevación a juicio de la causa.

Allí comenzó una discusión en la que Martínez habría golpeado violentamente a la mujer con sus puños en diversas partes de su cuerpo, lo que le ocasionó politraumatismos.

Luego, la habría tirado al suelo, donde comenzó a presionarle fuertemente con sus manos el cuello y la estranguló hasta provocar su muerte por asfixia mecánica por compresión externa, según fue determinado finalmente por la autopsia.

Cuando el caso se hizo público como el séptimo femicidio en lo que iba del 2017 en Jujuy, se supo que inicialmente el acusado, horas después del crimen, había trasladado el cuerpo de la mujer hasta la guardia del hospital Pablo Soria, ubicado en el microcentro de la ciudad capital, adonde llegó diciendo que ella se encontraba bebiendo alcohol y se había caído.

Al intervenir los profesionales médicos, no sólo confirmaron que ya se encontraba sin vida sino que además detectaron los signos de violencia en su cuerpo, por lo que solicitaron intervención a la justicia.

Cuando los familiares de Angelina se enteraron de lo sucedido, en el mismo momento responsabilizaron a Martínez y aseguraron que ella era constantemente víctima de violencia y que hasta dos veces llegó denunciarlo en distintas comisarías de la ciudad, según quedó testificado en la causa.

En tanto, algunos vecinos del acusado se refirieron a él como una persona agresiva y que mantenía un consumo problemático de alcohol, mientras que de la víctima aseguraron que era una persona trabajadora y dedicada al cuidado de los tres hijos que tenían en común.

Una de las denuncias radicadas por Angelina, que da cuenta del tiempo que llevaba siendo violentada por el imputado, data de septiembre de 2015, oportunidad en la que declaró ser víctima de un episodio de agresiones verbales y golpes en el que ella terminó con lesiones en la cara.

Además, lo caracterizó como una persona agresiva y con problemas de alcohol.