06/12/2019 muestra

Arte y ciencias sociales: criminologa, historia y chismes en una potente exhibicin

La muestra puede visitarse el jueves y el sábado de 15 a 19, con entrada gratuita, o el resto de los días de la semana, hasta el domingo 15 de diciembre con cita previa, a través de las redes sociales de la Fundación El Mirador Arte Contemporáneo.


"El laboratorio clandestino como una de las bellas artes", una muestra fugaz y potente que reconstruye el lado B de la historia mediante fake news, pericias criminalísticas y chismes podrá recorrerse hasta el 15 de diciembre en la Fundación El Mirador Arte Contemporáneo, de la Ciudad de Buenos Aires.

Dividida en seis casos -el atentado contra Jair Bolsonario previo a las elecciones presidenciales ganadas en Brasil y los hobbies artísticos de Hugo Chávez son algunos de ellos- la muestra se instala en el terreno que cruza al arte con las ciencias sociales, la criminalística y la postverdad del anecdotario popular.

Desplegados en dos niveles, en el antiguo edificio de Brasil y Balcarce frente al Parque Lezama, pleno casco histórico de San Telmo, los trabajos emprendidos por Rodolfo Sousa Ortega y Germán Sandoval Silva ofrecen una ciencia inexacta y un arte perturbado que sirve para reconstruir lo que no sale en los diarios, para recuperar la parte informal de la historia.

Curadas por Laura Guindlin y Joaquín Barrera, "las obras de estos artistas se originan en la voluntad de rastrear detalles omitidos, de ver el reverso del bastidor que los une", dice a Télam Guindlin, y así reconstruir la otra muerte del pintor modernista Rufino Tamayo (1899-1991), o los otros tajos con que en sus pinturas abstractas el rosarino Lucio Fontana (1899-1968) reinventó el espacio, por ejemplo.

La captura de pantalla de un intérprete de señas en una conferencia de TV pública o la reconstrucción del adoratorio a un dios mortuorio sobre un motor que lo derrite: "en esta exposición los artistas recurren a la ciencia como metodología de producción pero funcionan por asociación, a través de mecanismos inconclusos", explica Guindlin.