29/11/2019 abuso

Integrantes de Escuela de Cine de Ldz quieren impedir la visita de Roman Polanski

La comunidad de la escuela de cine realizaron un petitorio por internet para que el cineasta -que fue alumno de la institución- no vaya a realizar una visita que estaba prevista para este sábado.

Más de un centenar de personas firmaron una petición en Internet para que se impida la visita de Roman Polanski a la Escuela de Cine de Lódz (centro de Polonia), de la que el director francopolaco fue alumno, después de la nueva acusación de violación contra el cineasta que se hizo pública este mes.

"Nosotros, los estudiantes, empleados y ex alumnos de la Escuela de Cine de Lódz, exigimos que se cancele la visita de Roman Polanski a la escuela programada para este sábado (día 30 de noviembre)", reza la solicitada, promovida a través de diferentes redes sociales, y replicada por EFE.

Polanski estará esta noche en Lódz, donde asistirá a la apertura del festival de cine Cinergia para presentar su nueva película “J'accuse” ("Yo acuso"), que trata el caso del capitán del ejército francés Alfred Dreyfus, acusado injustamente de espionaje a fines de siglo XIX, y mañana tiene previsto una visita a su antigua escuela de cine, donde se reunirá en un coloquio con estudiantes y profesorado.

Dicha cita generó malestar entre personas vinculadas a la Escuela de Cine, al entender que las últimas acusaciones que se difundieron contra el cineasta hacen que su visita "suponga una falta de respeto para todos aquellos que fueron víctimas de comportamientos violentos", apunta el documento que se opone a esta visita.

La polémica rodea desde hace décadas al director, que sigue prófugo de la justicia estadounidense tras ser acusado en 1977 de haber mantenido relaciones sexuales con Samantha Geimer cuando tenía 13 años.

A esto se suma la acusación de violación que el pasado viernes 8 hizo la actriz y fotógrafa francesa Valentine Monnier.

"En 1975 fui violada por Roman Polanski. No tenía ningún vínculo con él, ni personal ni profesional, apenas lo conocía. No fue en el exceso de una fiesta (ni alcohol ni drogas). Fue de una violencia extrema, después de un descenso de esquí, en su chalet en Gstaad (Suiza)", afirmó Monnier en un texto publicado por el periódico francés “Le Parisien”.