19/11/2019 tribunales

Piden 13 aos y cuatro meses de prisin para los acusados de balear al turista sueco

El requerimiento fue realizado esta mañana por el fiscal del juicio, Fernando Fiszer, al alegar ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 16 porteño, que juzga a a los imputados Roberto Leonel "Chicho" Gramajo (25) y Rodrigo Armando Peláez (22).


Un fiscal solicitó hoy penas de 13 años y cuatro meses de prisión para los dos imputados que están siendo juzgados en los tribunales porteños, acusados de haber asaltado y disparado contra Christoffer Persson (36), el turista sueco al que debieron amputarle una pierna tras ser baleado a fines de 2018, en el barrio de Monserrat.

En el caso de Gramajo, como contaba con una condena en suspenso previa de tres meses de prisión, Fiszer pidió que se le aplique una pena única de 13 años y siete meses de prisión.

Para el representante del Ministerio Público, ambos acusados deben ser declarados coautores del delito de “robo calificado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa”, ya que “la reacción de la víctima les impidió apropiarse del celular”.

Fiszer recalcó que en este hecho “se provocó lesiones gravísimas a la víctima” -le tuvieron que amputar la pierna derecha-, y que “el comportamiento posterior de los imputados revela un total desinterés por la vida ajena”.

En la audiencia de hoy también brindaron sus alegatos los defensores de Gramajo y de Peláez, Osvaldo Miranda y Daniel Santangelo, respectivamente. Ambos pidieron la absolución de los acusados por entender que al no haberse encontrado el arma ni haberse identificado debidamente el vehículo que participó del hecho, las acusaciones eran “meras hipótesis”.

“Existe una duda razonable sobre la participación de mi defendido en el hecho”, señaló Miranda.

Sin embargo, el tribunal compuesto por Cristina Bértola, Gustavo González Ferrari e Inés Cantisani declaró nulos los alegatos y convocó a los defensores para que los reiteren y amplíen sus razones jurídicas para el próximo martes a las 12.

La presidenta del tribunal, la jueza Bértola, había pedido previamente a los defensores que “exploraran” todas las posibles calificaciones legales para el episodio, más allá de la caracterización hecha por el fiscal, y luego de escuchar las exposiciones de los abogados consideró “insuficientes” sus argumentos y los convocó a hacer un alegato más amplio y estructurado dentro de una semana.