19/11/2019 justicia

Familiares de la joven atropellada por un patrullero piden que testigos se presenten a declarar

"Justicia por Sandra. Ayer la policía mató una chica. Necesitamos testigos", dice un cartel escrito a mano con tinta azul, roja y negra y pegado en la esquina de Camargo y Serrano, donde ocurrió el hecho.


Familiares y amigos de Sandra Constante, la joven de 19 años que el domingo murió tras ser atropellada por una patrulla de la Policía de la Ciudad en el barrio porteño de Villa Crespo, piden a través de las redes sociales que las personas que fueron testigos del hecho se presenten a declarar.

"Viste algo? Ayer 17/11 en Camargo y Serrano (Villa Crespo) un patrullero atropelló a ella y a su novio que circulaban en moto. Buscamos Testigos, Sandra Constante tenía 19 años...ella sonreía a quien la viera bailar murga, se apaga por siempre esa sonrisa", dice otra publicación, posteada en el muro de Facebook con fotos de la chica.

Por su parte esta mañana, en el lugar del hecho, Ayelén, amiga de la víctima, dijo a la prensa que los allegados buscan testigos y pidió que se presente a declarar "el chofer de la línea 65 que aparece en el segundo video que se viralizó".

La joven dijo que para aclarar lo ocurrido "todavía falta un montón" y denunció "desprolijidades" en la investigación.


"Todavía falta un montón, de parte de la Policía y de todo el proceso judicial hay una especie de dilatación y desprolijidad en cuanto a la autopsia y al movimiento de las declaraciones, la verdad que todavía falta y lamentablemente para nosotros recién empieza, pero nada de lo que podamos hacer nos va a devolver a Sandra", expresó.

Ayelén aseguró que su amiga y el novio "cruzaron en verde, los dos tenían casco y les faltaban unos diez metros para terminar de cruzar, por eso el patrullero impactó con la parte de atrás, que fue donde estaba Sandra, a la altura de la bicisenda".

"Con el impacto Sandra quedó inconsciente, la trasladaron primero al Hospital Tornú, donde le hicieron una tomografía, tenía un traumatismo de cráneo, todo el parietal derecho hundido y una inflamación tal que la tuvieron que llevar al Pirovano, donde intentaron hacerle una neurocirugía pero no pudieron, y le declararon muerte cerebral", concluyó la amiga de la víctima.