18/11/2019 Irn

Volvi la calma tras las protestas y el gobierno acus a EE.UU. de alentarlas

Durante una sesión del Parlamento, el presidente de la Cámara, Alí Lariyaní, aseguró que Estados Unidos "no obtendrá ningún resultado instigando disturbios y sabotajes en Irán".

La situación de convulsión social en Irán que se desató el viernes por un aumento y racionalización de los combustibles empezó hoy a normalizarse, mientras que el gobierno acusó a Estados Unidos de alentar las protestas con el objetivo de socavar la seguridad del país.

Durante una sesión del Parlamento, el presidente de la Cámara, Alí Lariyaní, aseguró que Estados Unidos "no obtendrá ningún resultado instigando disturbios y sabotajes en Irán".

"El objetivo de Estados Unidos frente a Irán no es otro que perturbar su seguridad y prender fuego a los intereses de la nación iraní", denunció Lariyaní en una alocución televisada.

Este apoyo de Washington a los manifestantes es, a su juicio, "un comportamiento vergonzoso y oportunista", teniendo en cuenta las sanciones económicas que ha impuesto a Irán "que solo buscan desestabilizar el país", citó la agencia de noticias EFE.

La Casa Blanca indicó ayer en un comunicado que "Estados Unidos apoya al pueblo iraní en sus protestas pacíficas contra el régimen", y condenó el uso de "fuerza letal" contra los manifestantes.

Las protestas, que estallaron el viernes por la noche y que amainaron considerablemente hoy, derivaron en disturbios violentos en varias ciudades, donde hubo cortes de carreteras, incendios a sucursales bancarias e intentos de asalto a comisarías y almacenes de combustible.


etiquetas