19/11/2019 Da Mundial

Abuso sexual en la infancia: tres spot para concientizar y estimular las denuncias

Bajo el lema #AbusoSexualDenunciá, el Ministerio Público Tutelar (MPT) de la Ciudad lanzó una campana que apunta a que los adultos presten atención, interpreten los signos y se animen a denunciar este delito que suele darse en el entorno familiar.

Campaa contra el abuso sexual hacia nias, nios y adolescentes


Las denuncias a la línea de Abuso Sexual contra la Infancia (0800-222-1717) aumentaron un 53,07% entre enero y septiembre respecto a igual periodo de 2018 lo que, entre otros factores, se vincula a la difusión del caso de Thelma Fardín en diciembre pasado, informaron desde el Programa Víctimas Contra las Violencias en las vísperas del Día Mundial para la Prevención del Abuso Sexual contra la Infancia (ASI).

Entre enero y septiembre de 2019 el Programa, que pertenece al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, recibió 3.383 denuncias en tanto que en igual periodo de 2018 había recibido 2.210, lo que representa un incremento del 53,07%.

spot


Esta estadística deja afuera diciembre de 2018, cuando la actriz Thelma Fardín hizo pública su denuncia por violación contra el actor Juan Darthés junto al colectivo de Actrices Argentinas: ese mes las llamadas llegaron a 710, mientras que el mes anterior habían sido 396.

"El pico de llamadas en diciembre podría estar relacionado con la denuncia de Fardin y la difusión posterior de las líneas telefónicas de ayuda en los medios de comunicación", analizaron desde el Programa e informaron que desde el inicio de la campaña "Hablar es empezar a prevenir" (noviembre de 2016) hasta septiembre de este año se atendieron 9.591 casos de abuso sexual de todo el país, que representan 9.990 víctimas.

spot 2


El 62% de las víctimas (6.200) fueron niñas, niños o adolescentes, el resto fueron adultos que se contactaron por hechos sucedidos en su infancia o actuales.

Siete de cada 10 víctimas menores de 18 años fueron niñas y el 50% de ellas menores de 11 años; como en casi todas las pocas estadísticas que existen, siete de cada 10 agresores son personas del ámbito familiar y de éstas el 34% son padres (20%) o padrastros (14%).