14/11/2019 distincin

El poeta cataln Joan Margarit gan el Premio Cervantes 2019

Margarit, arquitecto además de poeta, tiene 81 años y publicó recientemente "Para tener casa hay que ganar la guerra", una autobiografía en prosa de sus años jóvenes.


El catalán Joan Margarit, que a los 81 años acaba de ganar el Premio Cervantes 2019, es un arquitecto y poeta que depura laboriosamente sus escritos antes de publicarlos y se caracteriza por su pragmatismo literario, convencido de que la poesía "debe vivir de la realidad porque sin ésta el hombre se encuentra a la intemperie".

Poeta catalán bilingüe, Margarit empezó escribiendo en castellano pero a partir de 1981 comenzó a publicar solo en catalán ( “la única lengua o una de las pocas lenguas cultas sin Estado", según definió recientemente), aunque desde fines de los 90 hasta hoy transita en simultáneo ambas lenguas.

El escritor se dio a conocer en España en 1963 con el libro "Crónica" y a lo largo de su carrera ha compaginado su labor de poeta con la de catedrático de Cálculo en la Universidad Politécnica de Cataluña.

Arquitecto de profesión, es uno de los poetas en lengua catalana más leídos con una treintena de libros publicados desde finales de la década de 1970 entre los que se cuentan "Estación de Francia" (1999), "Joana" (2002), "Cálculo de estructuras" (2005), "Casa de misericordia" o "No estaba lejos, no era difícil" (2011), y de ensayos como "Nuevas cartas a un joven poeta" (2009), "Un mal poema ensucia el mundo" (2016) y "Para tener casa hay que ganar la guerra", un título autobiográfico.

Margarit tiene en su haber galardones como Premio Nacional de Poesía (2008), el Premio Nacional de Literatura de la Generalitat de Catalunya (2008) o el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda y hace apenas siete meses recibió el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, el más importante galardón de poesía en español y portugués.

"Que hayan premiado la poesía es un milagro. No me lo esperaba ni por asomo -señaló el autor en declaraciones al canal RTVE desde Barcelona-. Con 80 años las cosas se ven de otra manera".