13/11/2019 Denuncia

La minora musulmana rohingya presenta una demanda en los tribunales argentinos

El objetivo de la presentación es que los rohingyas tengan una jurisdicción donde se investigue a los presuntos autores del genocidio, explicó el ex relator de la ONU para Myanmar Tomás Ojea Quintana.


Una demanda presentada este miércoles en Argentina solicitó enjuiciar a la líder Aung San Suu Kyi y a otros funcionarios de Myanmar por crímenes contra la minoría musulmana rohingya, la primera vez que la premio Nobel de la Paz es objeto de una acción legal por la crisis.

La demanda fue presentada por grupos de derechos humanos rohingyas, latinoamericanas y argentinas, entre ellos Abuelas de Plaza de Mayo y la organización del Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, invocando el principio de "jurisdicción universal".

Este concepto, consagrado por las leyes argentinas y de otros países, sostiene que algunas acciones, como crímenes de guerra y contra la humanidad, son tan espantosos que no son competencia de una sola nación y pueden ser juzgados en cualquier parte.

El objetivo de la presentación es que los rohingyas tengan una jurisdicción donde se investigue a los presuntos autores de los crímenes en su contra, explicó el abogado Tomás Ojea Quintana, ex relator de la ONU para Myanmar, la ex Birmania, en un comunicado.

"Durante décadas, las autoridades de Myanmar han intentado erradicarnos confinándonos en guetos, obligándonos a huir de nuestros hogares y mantándonos", dijo Tun Khin, presidente de la Organización Birmana Rohingya UK (Brouk).

La demanda exige que los máximos líderes militares y políticos de Myanmar -incluyendo el comandante en jefe Min Aung Hlaing y la líder civil Suu Kyi- sean enjuiciados por la "amenaza existencial" que enfrentan los rohingyas.

Tribunales argentinos han aceptado en los últimos años otros casos de jurisdicción universal, incluyendo uno relativo a los crímenes de la dictadura de Francisco Franco en España y otro a la represión del movimiento Falung Gong de China.

La demanda de los rohingyas recayó en el Juzgado Criminal y Correccional Federal 1, a cargo de María Servini, la misma jueza que instruye la querella por los crímenes franquistas, única en el mundo, tras aceptarla en 2010.

"Los rohingyas, sabiendo que existen en Argentina ciertos antecedentes de justicia universal, han decidido desde el punto de vista simbólico y práctico presentar esta denuncia", explicó Ojea Quintana.

Myanmar enfrenta creciente presión legal en tribunales alrededor del mundo por la masiva expulsión de rohingyas del año 2017.

Un caso separado por genocidio fue abierto esta semana en el máximo tribunal de la ONU, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, a partir de una demanda presentada por Gambia en nombre de países musulmanes.

En un tercer proceso legal, fiscales de la Corte Penal Internacional (CPI), con sede en la misma ciudad holandesa, lanzaron el año pasado una investigación preliminar en Bangladesh, adonde viven los refugiados rohingyas.

Ojea Quintana dijo que esperaba que se emitan órdenes de arresto como resultado de la demanda.

Sin embargo, la presentación no menciona el delito de genocidio porque no existe en el Código Penal argentino.

Unos 740.000 rohingyas se refugiaron en Bangladesh en 2017 tras salir de la vecina Myanmar huyendo de una campaña militar lanzada en represalia por un ataque de insurgentes rohingyas.

El año pasado, investigadores de la ONU calificaron la represión de los rohingyas de "genocidio". Refugiados en Bangladesh han denunciado asesinatos, violaciones y torturas por parte de las tropas birmanas.

Cientos de poblados rohingyas fueron incendiados por completo.

Las organizaciones que presentaron la demanda acusan al gobierno de no haber condenado las operaciones represivas, de ayudar a encubrir los crímenes y de responsabilidad en el confinamiento de los rohingyas en guetos.

La denuncia penal presentada en Argentina es acompañada por Abuelas de Plaza de Mayo y la Fundación Servicio Paz y Justicia, que encabeza Pérez Esquivel.
etiquetas