12/11/2019 show

Derrotas Cadenas, el tango desprejuiciado que agita la escena contempornea

La agrupación mostrará algunas de las canciones de su disco "La Jaula de los Músicos", el viernes 15 en el Teatro Roma de Avellaneda.


La formación Derrotas Cadenas, expresión del tango contemporáneo, dueña de un lenguaje consolidado y una identidad definida, adelantará parte de su cuarto disco, "La Jaula de los Músicos", el viernes 15 en el Teatro Roma de Avellaneda, en donde sintetizará un recorrido que es el resultado de haberse "liberado de los prejuicios" para asumir el hecho estético "en forma libre", según precisa su violinista y director, Bruno Giuntini.

"Empezamos hace nueve años con un estatuto muy simple: no tener prejuicios estilísticos. Que se complementa con otro: ser felices y libres con la música. Con los años y más de 70 composiciones propias, sentimos que se ha confirmado un primer logro: la construcción de un lenguaje propio", reflexionó Giuntini.

Derrotas Cadenas alumbró en casi una década los álbumes "Escuchá el Ruido" (2012), "Huid Mortales" (2017) y "Grandesilusiones" (2019) y es el bastonero de la Milonga Amapola, que cada miércoles agita la escena porteña en el tradicional bar La Paz Arriba (Montevideo 421) y donde convergen, además de bailarines, las más variadas expresiones de la escena musical de la Ciudad.

La formación, que también incluye a Nicolás Lastra (bandoneón), Juan Pablo Marcó (piano) y Teo Ballesi (contrabajo), celebrará casi una década de recorrido en el viernes 15 en el Teatro Roma de Avellaneda (Sarmiento 109), y en el que se mostrarán algunos trabajos en colaboración con Dema, otro emblema del tango contemporáneo, pero que aquí aparece en una faceta diferente a la de su propia formación.

Télam: ¿Cómo ha evolucionado Derrotas Cadenas en sus nueve años de vida?
Bruno Giuntini: Comenzamos con una suerte de estatuto muy simple: no tener prejuicios estilísticos. Veníamos tocando tango con Pablo Gignoli en la Orquesta Fernández Fierro y decidimos armar el cuarteto para poder tocar libremente, sin atarnos a lo estilístico, que no tiene en sí nada de malo, pero es una hoja de ruta predefinida, una acumulación de prejuicios.

Nicolás Lastra: Es algo que se define más por todo aquello que no es que por lo que sí es.

BG: El único prejuicio era liberarnos de los prejuicios que arrastrábamos. El primer disco fue muy libre, con temas de Pablo, que después se fue a Francia. Entonces re-encaminamos la búsqueda sin salirnos del principio de hacer temas nuestros. Y con el precepto de que si pintaban armonías, ritmos o formas extrañas al género, no censurarlas porque si.

NL: Los instrumentos que usamos son tradicionales en el tango. Sigue siendo, en un punto, la reducción mínima de la Orquesta Típica. No hay guitarra eléctrica ni percusión más que la propia de los mismos instrumentos. Después, claro, tocando, va ampliándose el horizonte.

BG: El tango tradicional tienen entre sus cualidades la predictibilidad, lo que es natural por su función de acompañamiento de la danza. Nosotros buscamos siempre que se genere alguna sensación, una sorpresa musical. Cada tema de Derrotas Cadenas lo tiene.

T: ¿Les parece que más allá de la numerosa ofertas de músicos en la escena contemporánea del tango se avizora un punto de llegada, un resultado musical más allá del mérito de la propio riesgo en la exploración de algo diferente?
-BG: La ejecución del tango se perdió en términos de masividad. Hoy hay un fenómeno muy importante, pero que no es masivo. Nosotros en la Milonga Amapola recibimos todas semanas tres o cuatro consultas de grupos que no conocemos. Hay una cantidad abrumadora de músicos. Hay una concepción que ubica al tango con una convencionalidad mayormente oscura producto de la tonalidad menor, de cierta dureza rítmica... eso se ha combinado con una ascendencia rockera, acaso contestaria. y en nuestro caso no pensamos necesariamente que un acorde menor es enojado o que un marcato con

cuatro negras furioso es más crudo. Puede serlo o no. Trabajamos con esa libertad. .

T: ¿Por qué la decisión de trabajar sólo en el plano instrumental?
Juan Pablo Marcó: De todos modos nuestras composiciones son como una suerte de canciones. Pero no tenemos letrista. El discurso va por otro lado.

T: ¿Qué expresiones destacan de la escena actual?
BG: La Orquesta Fernández Fierro es una referencia para todos los que hacen Tango Nuevo. Me gusta lo que está haciendo ahora, entre muchos, por ejemplo el Cuarteto Bonavena.

Teo Ballesi: El trío Pampa Trash, con sintetizadores y guitarra eléctrica, tiene una búsqueda muy fresca y original.

BG: Creo que hay entre 300 y 500 grupos de tango en la Argentina, más un centenar que está en el exterior. Ese lugar al que ya se llegó no lo borra nadie. La profesionalización es imposible porque no hay mercado para todo eso. Entonces muchos sufren no poder salir a tocar, o no poder grabar un disco o no poder perfeccionar un estilo porque eso se logra saliendo a tocar todos los días.Pero en hecho de que haya esta cantidad de músicos en sí es un logro y un hito irreversible.
etiquetas