11/11/2019 msica

Tras mucha espera, el Cadillac Rotman public su disco solista

El multifacético saxofonista de Los Fabulosos Cadillacs quien además vuelca su música en los grupos Mimí Maura, El Siempreterno y los Sedantes, decidió tras casi 30 años en la música, volcar su gusto por el post-punk, el reggae, el dub y la new wave, en un álbum en solitario.



Rotman incluyó composiciones propias con algunas de la cantautora estadounidense Santigold, el grupo portorriqueño Fofe y los Fetiches y de Control, un grupo punk argentino liderado por Gamexane y que contaba con el ex Pillos Pablo Esaú en batería.

El disco comienza con "Crisis 1" un dub new wave bastante psycho, cargado de sombras, con el bajo al frente y la batería sonando bien ochentosa. La canción recuerda momentos del post punk al estilo Public Image LTD, la banda que lidero Johnny Lydon. Se engancha casi inmediatamente con "Crisis 2" donde Rotman ya habla de la psicosis urbana y los tiempos duros y siniestros que se vivían en Buenos Aires en las postrimerías de la dictadura. A mitad de la canción, Gabriel Muscio en batería mete unos beats bien ochenta que le dan una gran vitalidad a la canción. 

"Ventanas" abre con el bajo bien al frente a lo Peter Hook de Joy Division y New Order, la guitarra un segundo más atrás y en esta oportunidad impone la melodía desde la voz en una muy bien lograda canción new wave. "Donde estaba el corazón" tiene a Rotman hablando sobre la dureza que adoptó su amor, mientras las guitarras y la base imponen un sonido más épico y potente. "Disparate youth", un cover en castellano de un clásico de Santigold, tiene base de dub, pero por encima es un rock retorcido y climático con la guitarra marcando lentamente un camino, mientras Rotman canta en inglés, a la que luego se le suman voces procesadas por sintetizadores. 

"La juventud" comienza con sintetizadores y vira en un funk movedizo bien new wave, con Rotman hablando sobre la edad y el "castigo que es envejecer", en una versión del grupo portorriqueño Fofe y los Fetiches. En esta canción es muy interesante el trabajo cruzado de Tito Fargo y Florián Fernández Capello en las guitarras.