05/11/2019 narcotrfico

Comienza un nuevo juicio al lder de "Los Monos"

Está acusado de ejercer desde la cárcel la jefatura de “una organización dedicada al tráfico ilícito de estupefacientes, que habría funcionado al menos desde el mes de noviembre de 2015” y hasta “los días 12, 13 y 14 de octubre de 2016”.

 Un periodista deportivo, un policía federal y un ex candidato a senador nacional irán a juicio desde este miércoles en la ciudad de Rosario como integrantes de una organización narco liderada desde la cárcel por uno de los jefes de la banda “Los Monos”, Ariel “Guille” Cantero, a la cual se le secuestró marihuana y cocaína que enviaban de Misiones a Santa Fe a través de encomiendas, informaron este martes fuentes judiciales.

El juicio que tendrá a 18 personas sentadas en el banquillo de los acusados estará a cargo del Tribunal Oral Federal en lo Criminal 1 de Rosario, integrado por los jueces Otmar Paulucci, Ricardo Vázquez y Germán Sutter Sneider, mientras que el fiscal del juicio será Federico Reynares Solari.

De esta manera, "Guille" Cantero afrontará el cuarto juicio que lo tiene como acusado desde que en 2013 se entregó a la Policía de Santa Fe.

El expediente se inició como un desprendimiento del caso conocido como “Los Patrones”, por el que Cantero fue condenado el año pasado a 15 años de prisión por narcotráfico.

A partir de las intervenciones telefónicas a Luis Peñalba, condenado a 10 años y 6 meses de reclusión en el marco de aquella causa, los investigadores detectaron a un hombre al que llamaban “Robertito” como integrante de la organización.

Los pesquisas determinaron que se trataba de Mario Sebastián Visconti, alias el “Gringo”, un ex barrabrava de Rosario Central asesinado de 9 tiros en junio de 2016, cuando la investigación estaba en desarrollo.

Con la intervención del celular de Visconti, los investigadores desentrañaron una red de venta de drogas al menudeo en distintos barrios de Rosario y el sur de Santa Fe que les permitió llevar 18 personas a juicio y el secuestro de 54,5 kilos de marihuana y 347 gramos de cocaína.

El primer día, la Policía Federal detuvo a tres personas que salían del Correo Argentino con cuatro cajas de encomiendas con marihuana enviadas desde Puerto Esperanza, Misiones.

Se trataba de Edgardo Smolsky, “Picu”, un periodista deportivo que tenía una web partidaria de Rosario Central; Gustavo Fernández y José María Bracco.

Según pudo saber Télam, al día siguiente, el jefe del Correo llamó a la sede local de la PFA para notificar que habían llegado otras cuatro cajas, que al ser secuestradas tenían 44 panes compactados de marihuana.

De acuerdo a la constancias de la causa, los pagos de esos cargamentos de drogas se hacían vía Western Union.

Al día siguiente se realizaron varios allanamientos en Rosario y en otras ciudades de la provincia de Misiones.

Según la acusación, quienes enviaban desde Puerto Esperanza la droga eran el changarían Orlando Sergio Enriquez y su cómplice Julio César Fernández, empleado de mantenimiento de una escuela.

De acuerdo a la investigación, en el domicilio del periodista Smolsky también vivía el Policía Federal de la brigada antidrogas local Cristian Ariel Negrette, quien también quedó imputado en la causa y ahora será sometido a debate oral.

De las intervenciones telefónicas a Visconti surgió el nombre de Cantero, quien junto a su lugarteniente Leandro “Gordo” Vilches comandaban la venta de drogas al menudeo en Rosario, según la acusación.

Vilches fue condenado el año pasado a 10 años de cárcel como integrante de la banda “Los Monos”.

En las escuchas del caso también apareció un hombre de la localidad santafesina de Casilda, Juan Javier Granelli, quien dialogaba con Cantero y, a la vez, proveía de drogas a un punto de venta regenteado por una mujer, Adriana “Yoli” González.

Granelli es empresario de medios de comunicación y propaganda y fue candidato a senador nacional en 2015 por la lista que postulaba como presidente a Adolfo Rodríguez Saá.

Su esposa, Noemí Gessaga, también quedó implicada en el caso por “colaborar interviniendo en la recepción de material estupefaciente”.