22/10/2019 televisin

"Si Artigas hubiera ganado, seramos una sola patria", dice el director de la serie sobre el prcer

El director y realizador audiovisual santafesino Mauricio Minotti, responsable de la miniserie "Artigas", que mañana estrena su segundo episodio por Canal Encuentro y la TV Pública, dijo que creía que si el prócer uruguayo "hubiera ganado, hoy seríamos una sola patria".



“Que se pueda ver en Encuentro y en la TV Pública me parece que le da un empuje para que esta historia no quede guardada en un cajón”, explicó Minotti en conversación con Télam, en referencia a la importancia de que la biografía de José Gervasio Artigas pueda ser recuperada en el siglo XXI.

“Artigas” no es la primera experiencia de Minotti y su productora Tres Mares en el rubro de las series históricas para Canal Encuentro, ya que en 2012 hizo “Rebelión en Los Llanos”, sobre el “Chacho” Peñaloza; y en 2014 “Güemes”, sobre el caudillo salteño.

Pero sí es la primera en la que el realizador utiliza el dispositivo del “mockumentary” o el falso documental como método para que sean los propios protagonistas, con figuras de la talla de Belgrano o San Martín, quienes relatan a cámara sus anécdotas con Artigas.

Compuesta por cuatro episodios y protagonizada por Iván Espeche Gil como el Artigas joven y Fernando Madanes como el anciano, la serie presentará mañana a las 22 su capítulo 2, “El dulce grito de la libertad”, que relata el comienzo de los episodios más relevantes del prócer durante las guerras revolucionarias.



Durante una década, hasta 1820, Artigas mantuvo vivo su sueño de una revolución gaucha y federal como líder de la Banda Oriental, aunque chocó con los intereses de Buenos Aires y del Imperio portugués, que lograron derrotarlo y forzarlo al exilio en Paraguay.

Télam: ¿Sus experiencias previas en el género hicieron más fácil el tránsito en “Artigas”?

Mauricio Minotti: Totalmente, porque hay un camino recorrido, una “expertise” en los temas históricos. Haber hecho ciertas cosas que creo que funcionaron abren un camino por el cual seguir, y también ayudan a saber qué errores no cometer. Creo que de las producciones que hicimos es la más grande y la que apunta a un nivel más cinematográfico. De hecho, si bien es una docuficción, tiene muchísima más ficción que documental. Eso lo permite ese juego que se hace en el que los entrevistados van llevando un poco la narración, no solamente una voz en off o un historiador.

T: ¿Cómo surgió la idea de hacer esta suerte de falso documental dentro de la serie?

MM: Habíamos visto muchos formatos afuera que trataban de contar la historia con algún tipo de juego donde se cumpliera lo que queríamos nosotros: tratar de eliminar al entrevistado contemporáneo, al historiador. Porque veíamos que quizás la ficción está muy bien y cuando entra el entrevistado se rompe el clima. Nos preguntábamos cómo podíamos hacer para no cortar ese ritmo y surgió la idea de hacer que los entrevistados históricos trabajen como si fueran entrevistados hoy.

T: ¿Qué sabía de Artigas antes de comenzar este proyecto?

MM: Sabía muy poco, como la mayoría de los argentinos y te diría que hasta de los uruguayos. Para mí era un hombre que había atravesado mi infancia, porque yo soy santafesino y ahí Artigas está en varios monumentos. Y cuando terminamos “Güemes” nos preguntaron sobre el siguiente proyecto y a mí me surgió Artigas. Sabía que había algo para contar ahí, aunque no sabía qué.

T: Y lo confirmó al comenzar a investigar.

MM: Encontré un personaje que tenía una impronta cinematográfica. Hay que pensar que en diez años él prácticamente hizo una revolución dentro de la revolución. Era un tipo que era conflictivo para cierta parte del poder, que si bien era de familia acomodada era muy cercano al pueblo. Supo cómo liderar a ese pueblo que odiaba a los españoles, a los portugueses.

T: ¿Es porque resultó vencido que es un personaje del que se hay tan poco conocimiento?

MM: Fue el lado vencido pero ganó la batalla más importante, que es la del tiempo. Hay algo que pasó de generación en generación y que llegó a nuestros días, que es que se ve en Artigas a un revolucionario de verdad. Era un tipo intransigente y eso le jugó en contra, que molestó tanto que la historia tuvo que borrarlo para que no se repitiera un tipo como él. Eso era lo que querían historiadores como Bartolomé Mitre o Vicente Fidel López; sentían que había que enterrarlo. Esa idea de “la revolución desde el pueblo” había que borrarla.

T: ¿Cómo serían Argentina, Uruguay y la región si él y sus ideas hubieran triunfado?

MM: Básicamente el río Uruguay no nos dividiría, sino que sería un punto de unión. No sé si Uruguay sería parte de Argentina, pero seríamos otra cosa. Posiblemente Argentina y Uruguay no serían tan centralistas como son hoy, con su capital y su puerto. Creo que si hubiera ganado hoy seríamos una sola patria y no tan “balcanizada”, que era el interés de los ingleses para dividirnos para poder comerciar más fácilmente.