21/10/2019 Reino Unido

Nuevo revs en el Parlamento para los planes de Brexit de Johnson

A sólo diez días del Brexit, los planes del primer ministro británico de sacar al Reino Unido de la Unión Europea tienen un nuevo escollo. El presidente de la Cámara de los Comunes rechazó el pedido de Boris Johnson de que los diputados volvieran a votar su acuerdo de divorcio con el bloque.


Los resistidos planes del primer ministro británico, Boris Johnson, de sacar al Reino Unido de la Unión Europea (UE) a fin de mes chocaron este lunes con un nuevo escollo cuando el presidente de la Cámara de los Comunes rechazó su pedido de que los diputados volvieran a votar su acuerdo de divorcio con el bloque.

A solo 10 días del Brexit, la decisión del presidente John Bercow dio otro giro al tortuoso proceso en el escenario que se le ha mostrado más hostil, el Parlamento británico, donde Johnson quería someter hoy a un voto por sí o por no el acuerdo de retirada que alcanzó la semana pasada con los líderes de los otros 27 países de la UE.

El gobierno conservador hizo su pedido apenas dos días después de que los diputados votaran postergar su ratificación del acuerdo, así que Bercow lo desestimó porque las reglas parlamentarias impiden debatir una misma medida dos veces durante la misma sesión del Parlamento a menos que se le haya introducido algún cambio.

Bercow -cuyas decisiones ya han complicado planes del gobierno más de una vez- dijo que la moción propuesta hoy por el gobierno era "en sustancia la misma" que el Parlamentó trató el sábado, y que sería "repetitivo y desordenado" permitir que se votara otra vez, informó la cadena BBC.

El sábado último, en la primera sesión de fin de semana desde la Guerra de las Malvinas, en 1982, los legisladores votaron postergar su ratificación del acuerdo de divorcio con la UE hasta que el Parlamento sancione la necesaria ley para implementarlo.

El gobierno de Johnson apelará ahora a su plan alternativo, que es hacer que el Parlamento dé casi por ratificado el acuerdo de divorcio con la UE aprobando la legislación de aplicación, que se conoce como Ley de Acuerdo de Retirada.

El gobierno prevé enviar el proyecto al Parlamento en las próximas horas y espera que sea ley para el 31 de octubre, la fecha del Brexit.

Johnson necesita el respaldo de la mayoría de los legisladores, pero su Partido Conservador controla solo 288 de las 650 bancas, lejos de los 320 que precisa.