21/10/2019 antecedentes

Los funerales de narcos, barras y jefes de banda donde hubo disparos, robos y desmanes

Disparos a periodistas, balazos al aire, desmanes, saqueos a comercios, robos durante caravanas fúnebres y hasta féretros desfilando por tribunas y canchas de fútbol, son algunas de incidentes ocasionados en los funerales de jefes de bandas narco, delictivas o de barrabravas más recordados en los últimos años.



El funeral más célebre de la historia criminal argentina fue el Néstor “Sopapita” Merlo, líder de la denominada “Banda de los Paraguayos” de la villa El Mercado de la localidad bonaerense de Villa Pineral, partido de Tres de Febrero.

El 10 de mayo de 1996, “Sopapita”, -de 20 años y cuyo apodo respondía a que era alto, flaco, cabezón y "chupaba" grandes cantidades de alcohol-, fue asesinado a mazazos junto a su novia por un kiosquero de nacionalidad boliviana a quien fueron a robar pensando que en su vivienda podía haber cocaína.

Al día siguiente, la casa del comerciante debió ser custodiada por más de 30 policías, debido a que allegados a "Sopapita" balearon el frente de la propiedad y, en uno de los ataques, incluso hirieron de un disparo en un codo al ya fallecido periodista de policiales de Canal 13, Enrique Sdrech.

Durante el cortejo fúnebre, los amigos de Merlo colocaron un porro de marihuana encendido sobre el féretro y despidieron sus restos efectuando decenas de disparos al aire ante la mirada de periodistas y policías.

El 16 de octubre de 2013, barrabravas del club Colegiales pasaron en moto delante de la municipalidad de Vicente López, generaron desmanes, rompieron un patrullero, robaron una cámara de televisión y atacaron a algunos periodistas, cuando llevaban rumbo al cementerio el féretro de uno de los jefes de la barra, Fernando "Loco Pocho" Morales, asesinado unos días antes en el marco de una interna.

En marzo de este año, amigos de “Yoel, el terrible”, un adolescente de 16 años que terminó muerto presuntamente en el intento de asalto y tiroteo con el médico oncólogo Ernesto Crescenti -primo del director del SAME-. en el barrio porteño de Parque Chacabuco, despidieron sus restos con disparos al aire en la villa Zavaleta del barrio porteño de Barracas y el video se viralizó por redes sociales.

Otro incidente protagonizado por una barra brava fue el video que el 29 de mayo de este año se viralizó en redes sociales donde la barra de Dock Sud hacía en la tribuna de la cancha del club del ascenso el funeral del hincha y empleado del club Lucas Barboza (24), asesinado de al menos 10 balazos cinco días antes.

El cortejo incluyó un paseo del ataúd por la popular, tiros al aire, cánticos y la interrupción del entrenamiento de los jugadores que se acercaron al alambrado a rendir su homenaje.

El antecedente más reciente de funerales con incidentes es el del 9 de este mes en el cementerio del partido bonaerense de Lomas de Zamora, en la localidad de Villa Fiorito, donde decenas de personas que circulaban en más de 20 motos y autos en una caravana fúnebre para despedir a un muchacho fallecido en un accidente de tránsito, cometieron robos y desmanes en su camino.

La policía detuvo a un adolescente de 17 años y secuestró varias motocicletas que habían sido robadas camino al cementerio y fueron abandonas allí cuando llegaron los patrulleros.

etiquetas