19/10/2019 Espaa

La violencia cede en la sexta jornada de protestas consecutivas en Catalua

La tensión de los manifestantes y la policía en la ciudad fue contenida por otros manifestantes que armaron un cerco humano entre los violentos y las fuerzas de seguridad, dando un poco de tranquilidad en la sexta jornada de protestas.

Por Cecilia Guardati

Un cordón humano de militantes independentistas contuvo durante cinco horas un choque entre manifestantes violentos y la policía en el centro de Barcelona, evitando graves disturbios, lo que rebajó la tensión durante la sexta jornada de protestas consecutivas contra las duras penas de prisión de los líderes del proceso de secesión de 2017.

El ambiente de "tregua" fue posible gracias a una iniciativa del dirigente independentistas Gabriel Rufián, de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), quien esta tarde hizo un llamado a través de Twitter a crear una "barrera humana de la sociedad civil" para frenar "la violencia de porras y barricadas".

El diputado, que pidió colaboración ciudadana para "defender el legítimo derecho de protestar" y "rebajar la tensión", fue recibido con abucheos en la concentración, que había sido convocada por Arran, las juventudes del partido independentistas y anticapitalista CUP, en rechazo a la "represión policial" y por la libertad de los presos".

Habían adherido a la protesta la propia CUP, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y los Comités de Defensa de la República (CDR), a los que la autoridades españolas atribuyen los brotes de violencia de los últimos días.

Ante la previsión de que se produjeran nuevos incidentes, luego de la quinta noche de disturbios graves, el presidente catalán, Quim Torra, hizo un llamado a la "responsabilidad" a los militantes secesionistas.

Pero además, reclamó al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, que también asuma su parte y se siente a dialogar para alcanzar una "solución democrática" a la actual crisis.