18/10/2019 Inglaterra

Johnson trabaja contrarreloj para conseguir el apoyo al acuerdo del Brexit

Después de negociaciones maratónicas y tras superar las diferencias entre Londres y Bruselas, el primer ministro británico cerró un pacto sobre la salida británica de la UE.


El primer ministro británico, Boris Johnson, trabajó  a contra reloj con la mira puesta en obtener los apoyos necesarios para que el Parlamento británico finalmente apruebe el acuerdo de Brexit conseguido con Bruselas esta semana.

Johnson regresó anoche de la cumbre de la Unión Europea (UE) en Bruselas, donde sus todavía socios aprobaron el acuerdo de divorcio, y a primera hora del día comenzó la danza de reuniones y llamadas telefónicas para intentar persuadir a más legisladores de que votar a favor del acuerdo para que el Reino Unido finalmente pueda abandonar la UE.

El Partido Conservador de Johnson tiene 288 de los 650 escaños de la Cámara de los Comunes, por lo que necesita conseguir el apoyo de otros partidos y de legisladores independientes para superar la votación, que se anticipa apretada.

Si Johnson pierde la votación, se abriría la posibilidad de un Brexit sin acuerdo que se haría efectivo el 31 de octubre, algo que muchos legisladores quieren evitar porque porque interrumpiría el comercio y hundiría a la economía en una recesión.

Una enmienda propuesta para la votación de mañana retendría la aprobación del acuerdo hasta que se haya aprobado la legislación necesaria para implementarlo, aunque no es seguro que sea seleccionada.

Además, el Parlamento ya ha aprobado una ley que obliga al gobierno a pedir a la UE un retraso de tres meses para el Brexit si no se aprueba el acuerdo.

Los líderes europeos, que ayer aprobaron por unanimidad el pacto de divorcio alcanzado entre Johnson y Bruselas, advirtieron que no concederán nuevos plazos.

"Quiero que terminemos esto y hablemos sobre el futuro. La fecha del 31 de octubre debe ser respetada. No creo que se deban conceder nuevos retrasos", aseveró hoy el presidente francés, Emmanuel Macron, en Bruselas.