18/10/2019 msica

Bad Religion llega con "Age of Unreason" al Luna Park

El eslabón esencial del universo del punk y el hardcore de los últimos 40 años se presentara el jueves próximo en Buenos Aires como parte de una gira sudamericana.

Por Florencia Fazio


Bad Religion, eslabón esencial del universo del punk y el hardcore de los últimos 40 años, se presentara el jueves próximo en el estadio Luna Park con un nuevo álbum, “Age of Unreason”, publicado tras seis años sin registros en estudio y como parte de una gira sudamericana.

Lejos de la petulancia que a veces impera en el ambiente musical, Gregg Graffin, cofundador y vocalista de Bad Religion, reflexionó -en una entrevista con Télam- sobre el deseo, la necesidad y el sentimiento de deber que puede empujar a un artista a ofrecer una novedad cuando acumula una experiencia y un recorrido tan profuso como el de la formación estadounidense.

“Cada vez es más difícil publicar álbumes después de un gran volumen de trabajo”, ensayó, a modo de primera respuesta, cuando se interrogó por los seis años que transcurrieron entre el lanzamiento de “True North” y la publicación de “Age of Unreason”.

“Un escritor debe preguntarse: '¿Puedo hacer algo nuevo que refleje mi pensamiento actual y que también sea algo atractivo que nuestros oyentes y que no hayan escuchado antes?' Por lo tanto, tomó un poco más de tiempo crear estas canciones. Porque queremos estar seguro de responder a ese interrogante con una certeza”, aseguró.

Graffin, de 54 años, nació en Wisconsin y más de la mitad de su vida la canta entre álbumes de Bad Religion, pero cada tanto despunta el vicio de contar otras historias en su proyecto solista, que define como su "otro reflejo" y con el que registra tres álbumes.


En cuanto a “Age of Unreason”, el decimoséptimo trabajo de estudio de la banda que formó en 1980 junto al guitarrista Brett Gurewitz y el bajista Jay Bentley, y que actualmente completan Brian Baker y Mike Dimkich en guitarras y el baterista Jamie Miller, está integrado por quince canciones que se recuestan sobre el punk californiano que siempre los caracterizó y algunas variaciones.

Composiciones rápidas con baterías constantes y al galope como en “Chaos from Within” o en “Do the Paranoid Style”, el medio tempo melódico “Lose your head”, “Downfall” en clave rockera y el acertado y un seguro y posible clásico “My Sanity”, son algunos de los tracks en los que Graffin deja deslizar su voz, melódica pero enojada, entre metáforas biológicas y preguntas existenciales.

“La humanidad es otra especie más, aunque nos gusta fingir que somos inmunes a las leyes naturales. Nos extinguiremos como ocurrió con otras especies, pero no es algo que suceda en un futuro cercano. Así que a corto plazo sería bueno ver más apertura y darnos más ánimo entre nosotros, en lugar de la exclusión y el odio”, analizó sobre la dirección que persigue.

Con una vida construida entre el punk rock y la academia (es doctorando en Ciencias Biológicas, especializado en evolución), Graffin encuentra una posible solución en el control de la población: “La mejor manera de lograrlo es vivir dentro de los propios medios y, por lo tanto, enseñar y liderar con el ejemplo son las mejores herramientas que tenemos para vivir de manera relativamente sostenible dentro de nuestros medios”.


Télam: ¿En qué momento de la banda aparece “Age of Unreason”?
Gregg Graffin:
Este álbum se siente como un logro bastante satisfactorio. Llevamos casi 40 años juntos, y seguimos componiendo canciones con gancho y provocadoras. Lleva mucho tiempo y dedicación hacer un buen disco de Bad Religion, pero estamos inspirados por quienes nos apoyan y ansían escuchar algo nuevo de nosotros. Es un gran privilegio. Y lo apreciamos mucho.