10/10/2019 cine

Se cumplen 50 aos del estreno de "Invasin", obra maestra del cine argentino

Este año marca dos recuerdos claves en la historia de nuestra cultura, uno el 120 aniversario del nacimiento de Jorge Luis Borges, que fue el 24 de agosto, el otro el medio siglo del estreno de "Invasión", el filme de ficción fantástica de Hugo Santiago según un guión original del autor de "El Aleph", de su colega Adolfo Bioy Casares y el mismo director.

Claudio D. Minghetti

Por Claudio D. Minghetti

Trailer de "Invasin" (1969)


Año crucial en la historia argentina de las últimas décadas, con motivos sociales y políticos quizás definitorios para el futuro, este aniversario llega un 16 de octubre que recuerda aquel de 1969 cuando se estrenaba "Invasión" en el cine Hindú, casi sin información previa de su trama fuera de todo canon conocido.

Se trataba de toda una curiosidad cinematográfica que, con el tiempo, se convertiría en parte de un mito, un objeto de culto quizás no lo suficientemente interpretado porque hablaba de un futuro aterrador, distópico y porteño, más allá de que el lugar donde transcurría fuese una ciudad llamada Aquilea.

En blanco y negro, producido por Proartel, entonces canal de televisión impulsado por el cubano Goar Mestre, vinculado a la CBS, se convirtió en el título cumbre de la Generación del 60, más allá de que su director, hijo del reconocido productor de TV Pedro Muchnik, hubiera partido hacia Francia una década antes, donde incluso fue asistente de Robert Bresson.

Aquilea es un término usado en las fuentes clásicas, para referirse a un lugar asediado y defendido según la concepción del coraje, y tiene su etimología originaria en Aquiles -o Aquileo- héroe de la invasión a Troya en "La Ilíada", de Homero.

Según el argumento de Borges, Bioy y Santiago, la historia de "Invasión" es muy simple: una ciudad sitiada por enemigos y defendida por un puñado de hombres de ideologías no precisadas, enfrentados en una lucha eterna

Buenos Aires, al igual que Aquilea, es una ciudad muy diferente a la de su entorno: su forma de vida y sobre todo en su núcleo esencial, la hacen más emparentada con Europa que con Latinoamérica, donde se revela un choque socio-cultural raíz de un problema histórico que, según observan los dos escritores, será imposible resolver.