09/10/2019 Ciudad de Buenos Aires

La comunidad educativa del Yrurtia se moviliza para pedir ms vacantes y el uso pleno del edificio

La marcha será el 17 de octubre, al Ministerio de Educación porteño. "Hasta donde pudimos reconstruir, de los 200 inscriptos para primer año quedaron afuera la mitad y de 117 que se anotaron para hacer el curso de ingreso quedaron 60", afirman.

La comunidad de la escuela artística Rogelio Yrurtia anunció que se movilizará el 17 de octubre al ministerio de Educación porteño para exigir vacantes y que se habilite para el uso la totalidad del edificio, en tanto desde la cartera informaron que "las aulas cerradas son para otra escuela" y que ningún alumno de artística "se quedará sin vacantes".

"Hasta donde pudimos reconstruir, de los 200 inscriptos para primer año quedaron afuera la mitad y de 117 que se anotaron para hacer el curso de ingreso quedaron 60. Lo llamativo para nosotros es que habiéndonos mudado a un edificio nuevo no se aumentó la matrícula mientras tenemos aulas cerradas", expresó a Télam Mariano Fernandez, integrante del Foro por la Educación Pública y padre de una alumna del Yrurtia.

Para ingresar al primer año de la Escuela Superior de Enseñanza Artística en Artes Visuales Rogelio Yrurtia hay una prueba de aptitud, al igual que para entrar al ciclo de iniciación, una especie de curso de nivelación que se hace durante 6 y 7 grado que habilita el acceso directo a primer año. Quienes pasan esta prueba pueden inscribirse on line hasta el 20 de octubre.

"El año pasado presentamos lo que se denomina Pre POF (Planta Orgánica Funcional) teniendo en cuenta la posibilidad de ampliarnos que nos daba el edificio nuevo, lo que fue rechazado por el área de artística diciendo que no se podían generar nuevos cargos por falta de presupuesto", explicó a Télam Mariana Fernández Bonet docente de pintura y delegada de UTE-CTERA.

Según la docente, "el 90 % de quienes hicieron las pruebas de aptitud aprobaron, pero el corte para ingresar se tuvo que poner en quienes tenían un puntaje superior a 90 por la falta de vacantes".

Desde la cartera educativa niegan esta situación y sostienen que "no se puede decir que quedaron personas afuera cuando todavía no se cerró la inscripción on line", al tiempo que aseguraron que "existen cinco escuelas con orientación artística por lo que es muy difícil que quienes hagan esta opción queden sin vacantes, de hecho nunca sucedió".

La escuela Rogelio Yrurtia se mudó a principio de este año a un nuevo edificio ubicado en Alberdi 4139, en el barrio porteño de Vélez Sarsfield. En diciembre del año pasado, un decreto del Ministerio de Educación porteño determinó que este edificio pasaba a llamarse "Polo de las Artes" y que además del Yrurtia iba a albergar a la escuela de Cerámica 1 (CERA).

La medida generó una amplia resistencia de la comunidad educativa del CERA y después de idas y vueltas judiciales en marzo pasado la Cámara de Apelaciones mantuvo la cautelar que suspendía el traslado de esta institución ubicada actualmente en Almagro.

En ese contexto, la jueza Elena Liberatori también se expidió el agosto pasado y ordenó al ministerio que "proceda en forma inmediata a habilitar de manera integral la utilización del edificio de Avenida Juan Bautista Alberdi 4139".

También intimó a la "ministra Soledad Acuña, bajo apercibimiento de imponerle una multa de hasta el 50% de su sueldo de funcionaria, a realizar las acciones necesarias tendientes a que en el plazo más breve posible se normalice la provisión de los servicios públicos esenciales de electricidad y gas".

Por su parte, la comunidad del Yrurtia presentó un amparo también ante la justicia contenciosa administrativa y el 21 de agosto el juez Francisco Ferrer intimó a la ministra de Educación Soledad Acuña a que informe cuál será el destino de las aulas cerradas en el marco del expediente 77821/2018-0.

Finalmente, "los padres de los alumnos que no ingresaron Yrurtia presentarán una medida cautelar la semana próxima para pedir que se revea la medida", informó Adrián Albor, abogado del Grupo de Litigio Estratégico que acompaña las causas judiciales.