04/10/2019 lecturas

Juan Manuel Robles: "La tica es el dispositivo que menos complejizamos en trminos de tecnologa"

En el libro "No somos cazafantasmas", el escritor peruano narra a través de cuentos un futuro donde la tecnología se inserta en la vida humana como árbitro del razonamiento.


En "No somos cazafantasmas" el escritor peruano Juan Manuel Robles reúne siete cuentos, que postulan un futuro tecnológico que le permite indagar en torno a la memoria y la manipulación de los recuerdos, tanto por daños neuronales como por la legitimación creciente de dispositivos artificiales controlados por individuos o corporaciones.

Sobre la experiencia de un presente donde la nostalgia se consolida como marca de negocio -los recuerdos de Facebook- o de cara a un futuro en que los mercados de nubes son dueños de nuestras imágenes, capaces de distorsionar o moldear la propia identidad, Robles (Perú, 1978) se para desde la paranoia tecnológica como universo narrativo para reflexionar sobre la plasticidad de la memoria en un escenario distópico.

En este conjunto de textos publicados en la colección Bordes del sello Planeta, el autor, que por su obra de no ficción fue becado por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano para asistir a los talleres de Ryszard Kapuscinski y Tomás Eloy Martínez, redobla el interés de pensar en torno a la configuración del olvido y del recuerdo, como ya lo hizo en su primera novela "Nuevos juguetes de la Guerra Fría".

- Télam: Los cuentos de "No somos cazafantasmas" están ubicados en un futuro próximo de enorme virtualidad . ¿El recurso de la ciencia ficción le permitió reflexionar hacia dónde vamos?
- Juan Manuel Robles: Lo interesante de la ciencia ficción o la paranoia tecnológica es que puedes decir cosas a través de la exacerbación. Finalmente, en cualquier género uno busca verdades, y en este en particular la verdad de temas universales: cómo somos, cómo recordamos y de cómo olvidar se puede volver algo por lo que pagamos. En definitiva, la naturaleza de nuestros recuerdos es que estén distorsionados.

- T: En algunos de los textos se presenta una memoria artificial, en el sentido de que está controlada: hay una nostalgia del negocio, una nube que selecciona tus fotos, corporaciones detrás de los recuerdos.
- J.M.R: Spotify te pone la pistas de la nostalgia y parece muy chévere pero te das cuenta que hay canciones que no están allí porque tal grupo no negoció los derechos o porque tal banda está por sacar un nuevo tema. La playlist de la nostalgia no es una curaduría, es una selección consciente de sellos comerciales. Lo mismo con Facebook. Tu foto es de cuando sacaste la imagen, luego ya no, pertenece a las nubes que las guardan por un precio. Es una forma de exagerar el hecho de la propiedad de la fotografía, que parece muy segura pero está en una nube y tu acceso es limitado y probablemente en un futuro lo sea más.

- T: La tecnología que edita y compagina evidencia aquello de que la memoria es algo plástico.
- J.M.R: Una de las cosas positivas de estos tiempos es que la tecnología ha traído la idea de que los constructos, las personas, las historias, son producto de una edición consciente.
etiquetas