04/10/2019 opinin

Cules son los principios bsicos de un modelo de colegio innovador?

Mucho se habla sobre innovación y transformación de la educación, pero muy poco se dice sobre de qué se trata innovar y cuáles son los principios básicos que se deben seguir para afirmar que realmente se está llevando adelante un proceso de innovación educativa. Al respecto opinó para Télam Gabriel Rshaid, director general de The Global School.

Gabriel  Rshaid

Por Gabriel Rshaid

Hay una clara conciencia colectiva de que los sistemas educativos actuales no dan respuestas a las demandas del presente, y mucho menos a las del futuro. Ese futuro es tan difícil de predecir, que hace improbable que el cambio en educación se logre a través de los sistemas nacionales de educación. No obstante, la paradoja es que es a través de éstos que podemos generar cambios a gran escala para poder construir un futuro diferente.

La evaluación PISA es considerada la medida más relevante de la eficacia de los sistemas escolares nacionales. Los países que obtienen los mejores resultados en dicha evaluación, lo hacen sobre la base de un contexto cultural favorable y hábitos de trabajo y estudio de sus alumnos adquiridos a lo largo de sucesivas generaciones. Pero el modo de llegar a esos resultados no siempre es algo para destacar. En países como China, Japón o Corea del Sur, en ocasiones, estos resultados se obtienen a expensas del bienestar de sus niños y jóvenes, y exponiéndolos a una presión excesiva.

Finlandia, a pesar de haber obtenido resultados ligeramente más bajos en la última evaluación publicada sigue siendo considerado como el mejor ejemplo educativo a nivel global, ya que combina excelentes resultados en las evaluaciones internacionales con un sistema escolar que favorece el bienestar y el sano desarrollo de niños y adolescentes. Y aún así ya está revisando su modelo educativo nuevamente. ¿Qué es lo que marca la diferencia? Lod colegios tienen autonomía para decidir qué es lo mejor para sus alumnos y prácticamente no existe burocracia ni dentro ni fuera de las escuelas.

En todo el mundo existen escuelas con un enfoque de aprendizaje innovador, cuyas prácticas pueden ser adaptadas al contexto de cada colegio ya que constituyen ejemplos concretos de cómo llevar a cabo pedagogías de avanzada. Entre ellas Avenues, High Tech High, Alt School y Steve Jobs School; y en Latinoamérica el Colegio Aleph en Perú, el Colegio Fontán en Colombia y The Global School en Argentina. En todos estos casos han logrado quebrar la inercia de pedagogías que prácticamente no han variado en decenas de años y paradigmas que sustentan a un modelo tradicional de la escuela que ya son inválidos.

Diez principios básicos de un modelo de colegio innovador

1. Una educación y evaluación personalizada, reconociendo los talentos y diversidad de cada alumno.

2. Uso significativo de la tecnología para abrir las puertas del aprendizaje y ser un factor de disrupción positiva que acerque a los alumnos a disfrutar de ir al colegio.

3. Prevalece el trabajo y aprendizaje colaborativo por sobre lo individual.

4. La actividad física para propiciar hábitos de salud, así como aprender sobre nutrición y cuidado del propio cuerpo.

5. Desarrollar en niños y adolescentes una sana autoestima y confianza en sí mismos, incluyendo la capacidad de desarrollar una mirada introspectiva y reflexiva que les dé sustento personal.

6. Fomentar habilidades de orden superior como la creatividad y el pensamiento crítico para resolver problemas complejos en un mundo dinámico y cambiante.

7. Emprender y crear proyectos en la escuela, como una habilidad casi de alfabetización para las oportunidades infinitas que tendrán nuestros alumnos en el mundo sin fronteras.

8. Capacidad de crecer y relacionarse con otros en el mundo globalizado, aprendiendo inglés en un contexto natural y con la mayor extensión cultural posible.

9. Reflexionar sobre el propio aprendizaje y hacerse corresponsable del aprendizaje de los otros, un imperativo ético ineludible en la sociedad del conocimiento.

10. Valores personales firmes y una conciencia de las implicancias éticas de los desarrollos tecnológicos para poder hacer frente a los cambios vertiginosos que definen nuestro tiempo.

La enumeración anterior no pretende ser una taxonomía ni clasificación, ni es exhaustiva, pero marca un camino muy claro a seguir para cambiar profundamente las prácticas que hoy todavía subsisten en la mayoría de las escuelas.

Los colegios deben actualizarse acompañando la evolución del conocimiento, conectando sus aprendizajes con temas y problemas de la vida real, y teniendo en cuenta, fundamentalmente, demandas laborales que han cambiado radicalmente, y para las que la escuela de hoy no prepara adecuadamente. La verdadera transformación de las escuelas radica en que los educadores repensemos nuestro rol como personas que aprendemos junto con nuestros alumnos.


(*) Director General de The Global School.

etiquetas