28/09/2019 elecciones 2019

Fernndez dijo que no se quejar de "la herencia" pero "dejan tierra arrasada"

El candidato presidencial del Frente de Todos encabezó un acto en Salta y afirmó que si le toca gobernar “no se va a quejar de la herencia” pero advirtió que recibirá “tierra arrasada” por parte del actual gobierno.



El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, aseguró hoy en Salta que no se quejará de "la herencia" que recibirá porque la conoce, aunque advirtió que lo que "dejan es realmente tierra arrasada".

"Lo que nos dejan es realmente tierra arrasada. No me voy a quejar de la herencia que voy a recibir porque la conozco. Sé que voy a manejar una Argentina que gobernaron ladrones de guantes blancos, que le dieron a sus amigos empresarios los mejores negocios", afirmó el candidato.

Fernández llegó esta tarde a Salta, donde estaba todo preparado para recibir a su compañera de fórmula, la senadora nacional Cristina Fernández, quien tenía programado presentar su libro "Sinceramente", pero ayer suspendió la actividad para viajar a Cuba, donde permanece su hija Florencia Kirchner.

"Vinieron a terminar con el cepo y dejaron el cepo. Vinieron a terminar con default y nos dejaron en default. Vinieron a llenar las reservas del Banco Central y nos dejan un Banco Central sin reservas. Vinieron a terminar con la inflación y la multiplicaron por dos", expresó el candidato presidencial.

Luego, explicó que a las consecuencias de esto "las pagan los que menos tienen, los que viven del trabajo, los que viven de un sueldo, la pequeña y mediana empresa".



Asimismo, señaló que "la gente demanda poder salir de este estado deplorable en el que quedó sumida la Argentina", y agregó que "al cabo de cuatro años han sumergido en la pobreza a millones de argentinos, han dejado sin trabajo a ciento de miles de argentinos, han visto cerrar pymes en todas las latitudes de la Patria".

"Resulta que pasa todo esto y hoy el presidente se da cuenta que no puede pasar", afirmó el candidato, quien le pidió al presidente Mauricio Macri que "no prometa aquello que prometió alguna vez y que no cumplió".

En ese sentido, señaló: "No venga a decirnos que llegó la hora de combatir la pobreza porque lo único que hizo fue sumergir en la pobreza a cinco millones de argentinos".

Por otro lado, apuntó que "el día que nos unimos pusimos de pie al peronismo y a las fuerzas populares, fuimos a confrontar en democracia y ganamos nuestra primera batalla", y agregó que llegó a Salta, "donde las primarias todavía no han ocurrido, y la mayor alegría que tengo es ver a todo el peronismo unido".

"El mayor pecado que podemos cometer es dividirnos para dejar que los que siempre arruinaron la vida de los que menos tienen vuelvan a llegar al poder", y resaltó que "siempre que han llegado terminaron oprimiendo a los sectores más desprotegidos de nuestra sociedad".

Para Fernández, eso ocurrió también "por el error que cometimos de estar divididos", por lo que instó a: "ponernos de pie en Salta y la Argentina, para darnos a cada uno la felicidad que merecemos".

"Les propongo que de una vez por todas entendamos que debemos unir a la sociedad para enfrentar los desafíos que tenemos. Propongo un acuerdo del que participen los que trabajan, los empresarios, los gobernantes, para hacer de una vez y para siempre una Argentina distinta", aseveró.