26/09/2019 Opinin

El rol del docente en la era digital

Sobre el rol del docente en la era digital y la necesidad de inspirar a los educadores para que desarrollen sus propias estrategias para el uso transformador de la tecnología en la escuela, para innovar en sus modos de dar clase y de trabajar con sus alumnos, opinó para Télam la Lic. en Tecnología Educativa (UTN) Sabrina Pardo, directora de "Compartir", la línea de tecnología educativa de Editorial Santillana.

Sabrina Pardo

Por Sabrina Pardo

El avance de las tecnologías digitales en todo el mundo abrió un sinfín de posibilidades para acceder a información y aprender juntos. En este escenario, estamos convencidos de que uno de los roles fundamentales que debe cumplir un docente no es transmitir lo que sabe y lo que conoce, sino guiar a los alumnos para que descubran un universo de sentidos y aprendizajes que nunca antes habían imaginado. La educación está en movimiento, y eso nos invita a repensarnos, a descubrir nuestra propia motivación por seguir aprendiendo.

Desde que iniciamos con Compartir, la solución integral de Santillana, nos dimos cuenta de que incorporar herramientas digitales a las prácticas de enseñanza no es tan sencillo. Es primordial inspirar a los educadores para que desarrollen sus propias estrategias para el uso transformador de la tecnología en la escuela, para innovar en sus modos de dar clase y de trabajar con sus alumnos.

¿Cuáles son las competencias y habilidades que tiene que desarrollar hoy un docente para educar en la era digital? No hay una única respuesta, pero sí identificamos algunos aspectos que nos guían en el proceso de rediseñar las instituciones y las aulas para el aprendizaje en la era digital, sin importar en qué punto se encuentran en el camino de integrar tecnología en sus prácticas de enseñanza.

En primer lugar, para educar en la actualidad tenemos que alimentar el deseo de aprender constantemente. Nuestros alumnos necesitan de educadores que mejoren continuamente sus prácticas, aprendiendo de otros y con otros. Para ello es fundamental construir nuevos liderazgos para mejorar la enseñanza y el aprendizaje.

En un mundo cada vez más globalizado, en fundamental que inspirar a nuestros alumnos a colaborar entre sí para contribuir positivamente y participar responsablemente en el mundo digital. Esto nos desafía como docentes a diseñar actividades y entornos de aprendizaje auténticos que reconozcan y consideren la diversidad de sus estudiantes.

Gracias a los avances de las tecnologías, hoy podemos conocer mucho mejor cómo aprenden nuestros alumnos. A través de plataformas y recursos digitales inteligentes obtenemos datos sobre sus dificultades y cómo las superan, cuáles son sus intereses y mucho más. Por esa razón, es crucial que los docentes comprendamos y utilicemos los datos que tenemos para mejorar la enseñanza y apoyar a sus estudiantes en el logro de sus objetivos de aprendizaje. Las tecnologías nos permiten ampliar el marco de acción y hacer que lo que antes parecía imposible, hoy esté al alcance de todos.

(*) Directora de "Compartir", la línea de tecnología educativa de Editorial Santillana.