21/09/2019 entrevista

La violinista suiza Sophie Lssi edit "Altas horas" en quinteto de jazz

En diálogo con Télam, la violinsita cuenta que el nuevo registro propone “una instrumentación poco común, con el saxo barítono y el violín como solistas melódicos”.

La violinista suiza Sophie Lüssi, residente en Argentina desde hace 10 años, acaba de editar “Altas horas”, sexto material discográfico, en el que se aleja del gypsy jazz proveniente de Django Reinhardt que cultivó históricamente y propone un trabajo más cercano a los estándares del jazz contemporáneo que se cultiva en Argentina.


Con una formación de saxo (el holandés Frido ter Beek), guitarra (Ramiro Penovi), contrabajo (Sebastián de Urquiza), violín (Lüssi) y batería (Carto Brandán) con la que viene trabajando desde noviembre de 2016, la violinsita cuenta que el nuevo registro propone “una instrumentación poco común, con el saxo barítono y el violín como solistas melódicos”.

“Me resultó interesante descubrir cómo vincular estos instrumentos que son tan opuestos, fue un proceso a largo plazo en el que los temas originarios y parte de la instrumentación se fueron modificando hasta la conformación actual”, cuenta la violinista en charla con Télam.

- Télam: ¿Cómo es su trabajo con la composición de los temas?
- Sophie Lüssi:
A mí me gustan mucho las partes arregladas, las introducciones, los interludios pero el grupo también sostiene momentos libres de improvisación entretejidos con la escritura, eso lleva a que las composiciones tengan cosas propias del jazz con otras que provienen de una tradición más vinculada con la música académica.

-T:¿Cómo funcionan los interluidos en este registro?
-SL: Me gusta que el disco sea una obra entera, que haya un hilo rojo, como un relato entre todos los temas, por eso se me ocurrió escribir interludios entre temas como recordando partecitas del tema que acaba de pasar y vinculándolo con el siguiente.

-T:¿Cuál es el rol que ocupan los músicos en su proyecto?
-SL: Los músicos en el quinteto tienen un rol muy importante, no es que yo soy la protagonista y ellos me acompañan sino que los cinco tenemos igualdad de protagonismo; hay aportes de cada uno, inevitablemente este material hubiese sonado muy distinto con otro bajo, otro guitarrista, otro baterista, el sonido total es producto de la personalidad de cada uno.