21/09/2019 Apuntes

Donald Trump y la espina de Irn clavada en el zapato

Una guerra con Teherán podría llevar al republicano a la gloria de lograr su reelección en 2020, pero también convertirlo en uno de los peores presidentes de Estados Unidos.

Por Alberto Galeano


Otra vez Donald Trump está parado delante de una caldera: una guerra con Irán podría llevarlo a la gloria de lograr su reelección en 2020, pero también convertirlo en uno de los peores presidentes de Estados Unidos.

Las guerras que Trump le criticaba al ex presidente Barack Obama, cuando se aprestaba a competir por la presidencia en 2016, están ahora delante de su cabeza, incluida Afganistán, el conflicto más largo que enfrenta el país más poderoso del planeta.

La decisión de desplegar tropas estadounidenses en Arabia Saudita, luego de un ataque con drones y misiles que redujeron la producción de petróleo de ese país al 50%, el pasado 14 de septiembre, lo pone de nuevo frente a esta disyuntiva.

Si bien volvió a repetir que la opción militar es siempre una posibilidad, el jefe de la Casa Blanca también sancionó al Banco Central iraní con la intención de afectar las exportaciones de petróleo de ese país.