19/09/2019 entrevista

Javier Calamaro: "Cuando hago algo distinto, no s lo que perder, pero s que hay mucho por ganar"

La diversidad del artista es precisamente la que podrá verse en el show que ofrecerá el próximo 4 de octubre en The Roxy, ubicado en el barrio porteño de Palermo, y en los conciertos que brindará en distintos puntos del país.


A pocos días de su único show del año en Buenos Aires, una grilla de presentaciones que lo llevará por varios puntos del país y en medio de la filmación de un programa que emitirá la TV Pública en el que recorre provincias con su música, Javier Calamaro afirmó que cada vez que se plantea una propuesta muy distinta a lo que suele hacer, no sabe qué va a perder, pero tiene en claro que "hay mucho por ganar".

"Todo es un gran gusto personal. Como cuando empecé a cantar tangos. La primera vez que hice un cambio drástico me pregunté qué iba a perder y llegué a la conclusión que no sabía que iba a perder pero sí sabía que iba a ganar mucho. En principio, se gana una gran satisfacción personal y el inicio de un camino que no sé adonde va a llegar", explicó el artista a Télam.


En tanto, Calamaro continúa grabando episodios de "Concierto extremo", un docu-reality realizado por Ánima Films, en el que con su banda recorre todo el país y toma contacto con distintas realidades, que comenzará a ser emitido en las próximas semanas por la TV Pública.

Pero además, la semana próxima saldrá un nuevo trabajo de Los Guarros, surgido tras el reencuentro que se produjo en 2016 y que incluirá una nueva versión de "Sweet home Buenos Aires", junto a Charly García. "Pasaron cosas tan lindas en ese reencuentro. Yo siento que la vida me devolvió al Gitano (Herrera) de alguna manera. Nos encontramos de casualidad luego de 20 años sin saber nada uno del otro, porque él vive en Estados Unidos", expresó Calamaro.

Télam: ¿Cómo se relaciona con las canciones que grabó hace varios años atrás?

Javier Calamaro: A veces veo que soy yo, inmaduro. Yo siento que las canciones que hago ahora son mejores que las que hice hace 20 años. Algunas de esas canciones maduran adentro de uno, tienen un cierto desarrollo. Pero jamás escucho lo que hice, sino que hago las canciones en base a lo que recuerdo y ahí aparece su evolución. Algunas canciones me siguen pareciendo buenísimas y hay otras que quedaron en la nada.


T: ¿Qué lugar le da al tango en su obra, luego de haber grabado varios discos en ese estilo?

JC: Para mí tiene un lugar de sumo respeto. Incluso respeto hasta la investidura del tango. Para mí tiene un cierto protocolo. Por ejemplo, yo puedo venir de dos semanas de gira, grabando el programa de TV, estar roto, resfriado, harapiento, y me toca ir al programa de Mirtha Legrand, en donde los señores generalmente van de corbata. Yo voy como estoy, no me da ir de corbata, pero con el tango no me pasa jamás eso. Le pongo el cuerpo entero. Es inevitable asumir el tango igual que el rock. El rock es más plano, más simple, incluso desde el punto de vista técnico. En el tango, la diferencia entre la estrofa y el estribillo puede ser abismal por su letra, su armonía, la intensidad.

T: Luego de tantos años y de cruzarse con tantos artistas, como el caso de Charly García, Mariano Mores y Miguel Abuelo. ¿Quíén siente que lo marcó más en su vida?

JC: No hay alguien que me haya marcado en la vida y en la musical. Al artista que más seguí es Charly García pero si tuviera que mencionar quien me marcó en lo personal, te diría mis hermanos. De ellos aprendí muchas cosas y aprendí muchas cosas que no tenía que hacer. Mencionaría a mi hermana Eve, cuya vida se parece al programa de TV que estoy haciendo. Desde que tuvo que exiliarse en el '76, se dedicó a viajar, con la música como refugio, pero sólo desde el lugar de acompañante.
etiquetas