18/09/2019 Entrevista

Joanna Walsh: "Me gusta ver el trabajo en el arte, y el arte en el trabajo"

La sensación de caída al vacío es el hilo conductor de "Vértigo", libro de relatos cortos donde las narradoras enfrentan expectativas en torno al género, como el cuidado, la maternidad y la empatía, " explicó su autora, la británica Joanna Walsh.

La sensación de caída al vacío es el hilo conductor de "Vértigo", libro compuesto por relatos cortos donde las narradoras enfrentan expectativas en torno al género, como el cuidado, la maternidad y la empatía, "un sentimiento que se parece a las náuseas de Sartre o a Alicia cayendo por la madriguera del conejo", explicó su autora, la británica Joanna Walsh.

Publicado por la editorial Periférica, "Vértigo" es el primer libro de Walsh traducido al castellano. A sus 49 años, la autora de obras singulares como "Fractals", "Grow a Pair", "Hotel" y "Worlds from the Word's End" es una referencia por su trabajo de rescate y archivo de la obra de escritoras invisibilizadas y excluidas de los cánones literarios.

-Télam: Las referencias a la ropa, que puede tanto ocultar como resaltar características personales, se repite en los textos. ¿Hay una alegoría en la moda sobre la actitud de personajes que a veces están a la altura de las circunstancias y otras no?

-Joanna Walsh: Para las mujeres el estilo puede ser una expresión de creatividad personal o una exhibición de consumo conspicuo que centra su valor en cómo se ven, por lo que la moda es un área complicada y fascinante. Me gusta que digas que la moda siempre es un fracaso para estar a la altura de las circunstancias, un poco como el trabajo de Judith Butler sobre género, que dice que es una actuación interminable de incumplimiento de la 'norma'. Esa brecha de 'fracaso' deja espacio para el cambio y al mismo tiempo la moda es un elemento de coerción: las mujeres (los varones menos) están sujetas a exclusión y castigo por vestirse incorrectamente y la explotación en la industria de la confección es "cosa de mujeres".

- T: Los personajes femeninos se mueven entre lo que deberían ser y lo que son y esas expectativas se abordan en los textos cruzando puntos de vista y jugando con significados ambivalentes.

- J.W.: Cada una de mis oraciones significa varias cosas al mismo tiempo. La traductora, Vanesa García Cazorla, tuvo un trabajo muy duro, pero fue brillante. La lengua, para mí, es un recurso para alterar significados.

-T: ¿Cómo entiende la literatura?

- J.W.: Quizás la considero un trabajo, como limpiar una habitación o cavar un hoyo. He limpiado muchas habitaciones. He trabajado como limpiadora. En limpieza y escritura, hay mucha repetición, se presta mucha atención a diferentes detalles en diferentes grados, es muy distinto lustrar un picaporte que planchar una camisa. Hay inmersión en la tarea y la mente se libera. Tal vez haya suciedad y tal vez la suciedad se sienta bien, tal vez haya que deshacer en lugar de hacer. Hannah Arendt dijo que el trabajo de parto puede conducir a la acción, pero no dijo que podría conducir al arte. Me gusta ver el trabajo en el arte y el arte en el trabajo.