21/08/2019 Ciudad de Buenos Aires

A ms de dos semanas del fallo, los repartidores de aplicaciones continan evadiendo controles

Si bien los trabajadores argentinos de estas aplicaciones que cuenten con la documentación al día trabajan sin inconvenientes, una gran cantidad de migrantes venezolanos arribados a nuestro país en los últimos meses deben circular de manera clandestina ya que aún no lograron tramitar la libreta sanitaria que exige el fallo.

Repartidores de las aplicaciones Glovo, Rappi y Pedidos Ya continuaban este miércoles trabajando sin sus uniformes y eludiendo los controles de la Policía de la Ciudad, que labran infracciones desde principios de agosto por una medida judicial que intima a las empresas a que sus trabajadores cumplan con todas las normas de seguridad.

Esta tarde, en una plaza del barrio porteño de Palermo, Télam pudo dialogar con trabajadores argentinos que vestían los uniformes de las aplicaciones y con migrantes venezolanos que trabajaban con sus ropas particulares, mientras en la vereda de enfrente agentes de la Policía de la Ciudad y la secretaría de Tránsito porteña detenían repartidores en motocicleta que llevasen mochilas de estas empresas.

Daniel, un argentino que llevaba la campera, la gorra y la mochila naranja de una de estas aplicaciones, contó a Télam que "en los controles nos piden el casco, las luces, el chaleco, que la mochila vaya atada, nuestro documento y la libreta sanitaria; los que tenemos todo en orden podemos trabajar sin problemas, aunque cada vez que te paran te demoran y eso te puede complicar el pedido".