19/08/2019 Mxico

Los trabajadores de origen mexicano ganan en EEUU casi el doble que los empleados en Mxico

Los salarios de los más de siete millones de trabajadores de origen mexicano registrados en Estados Unidos el año pasado casi duplicaron a los de cerca de 20 millones de empleados en México, según un informe del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla) difundido hoy.



Los 7,5 millones de trabajadores de origen mexicano residentes en Estados Unidos ganaron en conjunto en 2018 casi 263.000 millones de dólares frente a los 133.500 millones que cobraron los cerca de 20 millones de empleados registrados en México.

El informe, que publica hoy el diario mexicano La Jornada, compara los datos oficiales de la Oficina de Censos de Estados Unidos con los del Instituto Mexicano del Seguro Social.

En total, los ingresos de los trabajadores registrados de origen mexicano en Estados Unidos representaron un quinto del Producto Bruto Interno (PBI) de México, puntualiza.

Además, las remesas que llegaron el año pasado de Estados Unidos a México representaron una cuarta parte de la masa salarial formal del país latinoamericano.

Según el Cemla, las remesas en México crecieron más en los últimos años que el PBI nacional y el consumo, lo cual confirma la declaración que hizo hace apenas unos días el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en un acto en Oaxaca.

El mandatario aseguró que el país no tiene problemas financieros ni de inflación por el creciente flujo de remesas que ingresa a México y va directamente a los bolsillos de sus ciudadanos.

Los cálculos de Cemla sostienen que estados como Michoacán, Jalisco y Guanajuato reciben, por separado, casi la misma cantidad de remesas de Estados Unidos que países enteros como Brasil, Jamaica, Ecuador, Perú y Haití.

En 2018, el crecimiento interanual de las remesas fue del 10,5% y ubicó a México como el tercer país receptor de remesas estadounidenses en el mundo, después de India y China.

Estas cifras, explican por qué el debate sobre la inmigración en Estados Unidos y los esfuerzos del Gobierno de Donald Trump por limitarla son tan centrales para el Estado y la sociedad mexicanos.

Trump no solo reforzó la militarización de la frontera sur y destinó partidas millonarias para multiplicar las detenciones y deportaciones de inmigrantes indocumentados, sino que además intentan reducir los números de inmigrantes legales en el país.